Uno de los tipos de reparaciones más recurrentes en nuestro departamento técnico de puertas automáticas son las que se relacionan con un golpe con un vehículo, generalmente leve, en el ámbito residencial. Hoy trataremos de explicar qué hay en juego cuando mezclamos Seguros y accidentes con puertas automáticas en comunidades de vecinos.

Las puertas automáticas son elementos de especial sensibilidad en una comunidad de vecinos, dado que son utilizados con una alta frecuencia y a bordo de coches, máquinas que a veces no permiten la agilidad en el uso que podemos tener a pie, que tienen una fuerza considerable y que reducen la visión de los ocupantes en mayor o menor grado. Con estos ingredientes, es probable que ocurran accidentes.

Por todo ello, es una situación en el que los accidentes pueden darse con mayor frecuencia que en otras áreas pero, por ello, es también un área bien regulada y que obliga a disponer de unas medidas de seguridad en consonancia con los riesgos que esa puerta comporta.

Para evitar peligros, la normativa aplicable a puertas, especialmente la norma UNE EN 13241-1 y otras también de aplicación como 89/106/CEE, 2006/42/CE, 2006/95/CE y 2004/108/CE, nos indican ciertas medidas de seguridad, marcos de uso y recomendaciones que nuestro equipo de puertas puede certificar como mantenedor o instalador de una puerta, todas incluidas en el marcado de homologación de una puerta, de los elementos existentes o dados en la fabricación:

  • Apertura segura
  • Resistencia mecánica
  • Fuerza de maniobra

Por desarrollar las medidas más relacionadas con los impactos en maniobra, una son los sistemas de fotocélulas, para detectar objetos en la zona de acción de la puerta, que son indispensables en una puerta automática. Para mejorar la seguridad también son complementarias otras medidas, como bandas o sistemas anticaída más de uno, en función de las variables implicadas.

De esta manera, la fuerza máxima a la que puede impactar una puerta a un objeto no detectado en su radio de acción es de 400 Newton, es decir, aproximadamente 40 Kg. Además, otra medida necesaria es que tras topar con el objeto, debe iniciar un movimiento de apertura en 750 milisegundos (0,75 seg.), es decir,  el tiempo de reacción ante un objeto es prácticamente inmediato.

Tras el seguimiento de una serie de medidas, podremos obtener el Marcado CE de la puerta de su comunidad, un elemento imprescindible por varios motivos como la seguridad en su uso, como veremos en siguiente párrafos, además de servir para mejorar la eficiencia energética de nuestro sistema.

 

 

Seguros y accidentes con puertas automáticas

En las comunidades, el día a día y el tráfico de los vecinos son elementos que con el tiempo pueden desembocar en impactos entre los vehículos y las puertas. Si el accionamiento fuera a través de la intervención manual de una persona (dando un botón o a través de un mando), esta será la responsable y, subsidiriamente, su empleador en el caso de que sea un conserje o controlador (sea una empresa o la propia comunidad).

En el caso de que la puerta inicie el movimiento automáticamente a través de sensores o temporizadores, entonces está deberá contar con sistemas que garanticen la protección de las personas y los bienes, es decir, deberá contar con sistemas de protección adecuados para que ser efectiva siempre en esta tarea.

Los Seguros de Responsabilidad Civil de las comunidades serán aquellos que las protegerán en caso de que la culpa recaiga directa o subsidiariamente en ellas, algo indispensable pero que debe conocerse con detalle, ya que también hacen que la comunidad tenga unas obligaciones de buen gobierno y mantenimiento.

A este respecto y como parte del debate sobre la responsabilidad que se da para determinar el pagador final de los costes o indemnizaciones en caso de siniestro, las aseguradoras pueden solicitar los documentos acreditativos de la instalación o mantenimiento para comprobar la conformidad del servicio.

Si contamos con un mantenedor, este nos habrá de indicar las mejoras necesarias en materia de seguridad a su criterio y la comunidad debería proceder con las mejoras para exonerarse de responsabilidad.

Si no se atienden las mejoras indicadas, puede iniciarse un proceso de investigación del siniestro por parte de peritos, que pueden dar con la descarga de la responsabilidad en el propietario, por no seguir las mejores prácticas que hagan de su mecanismo un sistema seguro.

Seguros, Administradores y fabricantes recomiendan un mantenimiento

El mantenimiento es, por lo tanto, un servicio ampliamente recomendado por todos los actores para mejorar, no solo el nivel de servicio de la puerta y su correcto funcionamiento, sino aumentar la seguridad de la puerta y prevenir accidentes, así como el grado de estos.

Cada parte en el proceso tiene una responsabilidad, comenzando por el propietario de la puerta, su instalador y terminando en el mantenedor, en caso de que esta figura exista, algo que recomendamos encarecidamente para prevenir daños.

En caso de que la comunidad no pueda acreditar de que la puerta está debidamente mantenida y homologada que cuenta con las medidas adecuadas para evitar accidentes en un grado suficiente, se corre el riesgo de que el seguro no se haga cargo por incumplimiento de contrato o que cubra el daño en menor medida.

Marcado CE, la homologación de su puerta

Por todo ello, obtener la homologación de nuestra puerta automática es el modo más seguro evitar accidentes y de protegernos en caso de que se produzcan, minimizando siempre los daños y evitando el mayor grado de responsabilidad.

El departamento de puertas automáticas de Lasser entrega documentación de la puerta, realiza un análisis de riesgos y crea un expediente técnico con el marcado CE, certificando la instalación actual.

Lasser y su departamento de puertas automáticas te puede asesorar y dar presupuesto sin compromiso del proyecto de homologación al Marcado CE de su puerta automática de Comunidad de vecinos. Llama GRATIS al 900 321 111 o completa el siguiente formulario de contacto y te damos más información.