instalación punto recarga coche eléctrico

Disponer de un punto de recarga es una de las principales barreras que puede ralentizar la expansión del coche eléctrico. Si te has decidido a comprar un vehículo eléctrico, aquí te dejamos las preguntas más frecuentes que pueden surgir acerca de la instalación de un punto de recarga de coche eléctrico.

Uno de los argumentos más repetidos en las conversaciones sobre adquirir un coche eléctrico es la falta de puntos de recarga públicos a día de hoy, haciendo especial hincapié en el desarrollo de estaciones de recarga rápida que, ubicadas en las principales autovías y autopistas, permitan realizar viajes de larga distancia.

Sin embargo, algo que debes tener muy en cuenta antes de lanzarte a la compra de un coche eléctrico es disponer de un punto de recarga vinculado, es decir, un lugar donde cargar el coche de forma habitual (normalmente, en casa o en el garaje).

Y es que, hoy en día, si no quieres complicarte la vida más de la cuenta, lo normal es tener un punto de recarga a tu disposición donde recargar tu coche la inmensa mayoría de las veces, sin necesidad de depender de la infraestructura de recarga pública.

¿Puedo cargar mi coche en un enchufe normal?

Es quizá la primera pregunta que te venga a la cabeza a la hora de hablar sobre la recarga de un coche eléctrico.  Técnicamente sí, puedes cargar tu coche a través de un enchufe normal, iguales a los que tienes en casa. Sin embargo, viene con algunas limitaciones importantes relacionadas con la potencia y el tiempo de carga y esto lo hace poco práctico.

Cargar tu coche con una toma de corriente normal: Sí, pero no

Cargar tu coche eléctrico desde un enchufe normal plantea inconvenientes técnicos. Los enchufes y cables eléctricos estándar no están hechos para cargar a alta capacidad durante un largo período de tiempo.

Un enchufe no es la manera más segura de hacer pasar hasta 7 kW en monofásico, por lo que existe una limitación y una serie de protecciones eléctricas para evitar estos peligros. La mayoría equipa un dispositivo que transforma la potencia de modo aprovechable para el vehículo, reduciendo la potencia: el transformador.

Esto es debido a que los enchufes eléctricos domésticos tienen una salida de energía mas baja, se tarda más en cargar la batería del coche que si se usara un punto de carga para coches eléctricos. Un punto de recarga carga tu coche una media de 8 veces más rápido. Cargar tu coche será algo lento y 10-12 horas no serán suficientes.

Instalación de un punto de recarga de coche eléctrico

Actualmente, entre las opciones que manejamos para recargar tu coche eléctrico de forma habitual, el punto de recarga es la mejor por ser la más práctica y segura. Dentro de los equipos o necesidades, dividimos en tres situaciones:

Punto de recarga en vivienda unifamiliar

Esta es, sin duda, una de las formas más sencillas y optimizadas de cargar un coche eléctrico. La inversión a realizar en una vivienda unifamiliar, es la menor de todas las posibles, además de ser la más fácil de instalar.

Si queremos cumplir con la normativa ITC BT-52 y hacer una instalación que cumpla con todos los estándares de seguridad, debe realizarla una empresa homologada y conocedora de esta normativa, como Lasser. Es necesario instalar un circuito exclusivo desde el contador de la vivienda hasta la ubicación del punto de recarga.

De esta forma, nos aseguraremos de que la instalación está bien dimensionada (recordemos que va a trabajar durante muchas horas seguidas de forma habitual) y que cuenta con protecciones eléctricas dedicadas.

Además, de un punto de recarga de pared (wallbox), sobre todo si queremos disponer de potencias de recarga superiores (a partir de 16 A o 3,68 kW de potencia) y disfrutar de ciertas comodidades (cable integrado, control de potencia dinámico, app para smartphone, etc).

 

instalación punto recarga coche eléctrico

Punto de recarga en garaje comunitario

Este será el caso más habitual, más aún teniendo en cuenta que España es un país donde la población se concentra en las ciudades y principalmente en bloques de viviendas. A priori, la instalación puede parecer algo más complicada, pero va a ser algo muy habitual desde ya mismo.

Lo primero que se debe hacer es informar a la comunidad de que vamos a realizar la instalación de un punto de recarga. Con informar es suficiente, ya que gracias a la Ley de Propiedad Horizontal no hay que someter la instalación a la aprobación de una junta de propietarios, sino que basta con notificar por escrito a los administradores.

Para la instalación de un punto de recarga en un garaje comunitario, existen principalmente dos tipos de configuración:

  1. El garaje se encuentra en la misma comunidad que la vivienda. Es habitual que la plaza de garaje se encuentre en el sótano del edificio de viviendas. En este caso, la normativa permite tender un cable desde el contador de la vivienda  hasta la plaza de garaje. Se trata de la solución más óptima, ya que permite que el punto de suministro eléctrico (y la factura) sea compartida por la vivienda y el punto de recarga (como si de una vivienda unifamiliar se tratase).
  2. El garaje es una propiedad diferente (distinta comunidad). En este caso tendrás que solicitar a la distribuidora un nuevo punto de suministro (con otro contador) y te verás obligado a tener otra factura eléctrica.

En ambos casos, existe una tercera vía que consiste en alimentar el punto de recarga desde el punto de suministro del garaje (el que alimenta las zonas comunes). Esto requiere de la instalación de un contador secundario, de tal forma que la comunidad pueda repercutir mensualmente ese gasto eléctrico.

A pesar de que es la forma más optimizada (sobre todo de cara a un futuro, con muchos puntos de recarga), en la práctica apenas se utiliza, ya que requiere poner de acuerdo a la comunidad, además de necesitar una plataforma que gestione los gastos a repercutir a cada vecino.

 

Recarga de vehículo eléctrico para comunidades

Punto de recarga en el lugar de trabajo

Cada vez es más habitual ver empresas que permiten a sus empleados recargar sus coches en el aparcamiento de su lugar de trabajo. Al final, los empleados pasan una cantidad reseñable de horas trabajando y es un tiempo perfecto para la recarga. Este servicio es un beneficio para el empleado, que además permite reducir la huella de carbono y que tiene un coste bajo para la empresa.

El Plan Moves ofrece subvenciones del 40% a las personas físicas y un 30% a las empresas en la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos.

Básicamente, las opciones se resumen en disponer una plaza de aparcamiento propia, con las excepción de aquellos trabajadores que puedan recargar en sus empresas.

Si eres de los que aparca en la calle (como muchos españoles), este es el primer punto a solucionar antes de lanzarte a la compra de un coche eléctrico (al menos hasta que la infraestructura de recarga pública lo permita).

Instalación de punto recarga de coche eléctrico

Desde Lasser realizamos la instalación del punto de recarga en tu garaje privado o en el lugar que lo necesites. Ponemos en marcha el equipo y con nuestros mantenimientos nos aseguramos que siempre funcione correctamente cumpliendo todos los requerimientos que exige la ITC-BT52, la normativa específica para la instalación de puntos de recarga.

En función del número de tomas y de la potencia, nuestro equipo realizará un proyecto preliminar para dar un presupuesto. Solicita GRATIS y sin compromiso nuestro estudio para tu instalación de cargadores de coche eléctrico en Madrid.

Llámanos al teléfono gratuito 900 321 111 o rellena el formulario a continuación.