sobretensiones-electricas

Los picos de tensión repentinos se pueden dar en las instalaciones eléctricas de cualquier comunidad y son una amenaza para los equipos electrónicos que estén funcionando en las diferentes viviendas.

La duración de un pico de sobre tensión es mínima, apenas unos microsegundos, pero aun siendo cortas pueden afectar a una gran parte de los equipos instalados en una casa. Para evitar este tipo de sucesos debemos estar protegidos adecuadamente minimizando los posibles daños.

Uno de los posibles motivos por los cuales se pueden producir este tipo de sobre tensiones es por la amenaza de rayos. No es el único, pero puede producir el efecto más grave si se produce un impacto directo o indirecto.

Si queremos proteger nuestros equipos para que no sufran ningún daño, podemos instalar limitadores de tensión acordes a nuestras instalaciones. La protección de las mismas dependerá del tipo de limitador que instalemos y la carga tensional que pueda soportar

Sobretensiones en las instalaciones, daños prematuros

El limitador de tensión permite el paso de la energía del rayo hacia tierra, protegiendo nuestros equipos. De este modo se consigue que el nivel de sobretensión se reduzca lo suficiente como para proteger nuestro material aunque no llega a eliminarla energía completamente ya que un rayo posee gran cantidad de energía concentrada.

Además de la caída de un rayo, otro motivo que puede ocasionar este problema de sobretensión en nuestras instalaciones son las sobretensiones permanentes.

Este tipo de sobretensiones suele producirse por aumentos de tensión de la red mantenida por el proveedor de energía o por la pérdida accidental del neutro en el transformador. La duración suele ser mayor a un segundo, su efecto no suele ser tan grave como la caída de un rayo pero puede deteriorar los equipos de forma prematura.

En muchas ocasiones, la ley obliga o recomienda este tipo de protecciones en industrias  o viviendas con instalaciones de baja tensión Según el artículo 16.3 del REBT2002  que dice textualmente: “Los sistemas de protección para las instalaciones interiores o receptoras para baja tensión impedirán los efectos de las sobreintensidades y sobretensiones que por distintas causas cabe prever en las mismas y resguardarán a sus materiales y equipos de las acciones y efectos de los agentes externos.” Según este artículo, cualquier tipo de sobretensión ha de ser impedida.

Por lo tanto debemos tener en cuenta la importancia de revisar y adaptar la protección de las instalaciones eléctricas  de nuestras comunidades para evitar este tipo de incidente que puede generar  una pérdida de tiempo y dinero por la sustitución de los equipos afectados.

Si necesita ayuda con su instalación de electricidad, llame al 91 327 11 11 y hable con nuestros técnicos expertos que le darán presupuesto sin compromiso.