El Gobierno lleva al Consejo de Ministros con carácter de urgencia un real decreto con el Plan Nacional para la TDT con el objetivo de llegar a la fecha límite a tiempo, el 30 de junio de 2020.

Este viernes se ha aprobado en el consejo de Ministros por vía de urgencia el instrumento fundamental para articular el llamado segundo dividendo digital. Como venimos contando, será el proceso por el que las cadenas de televisión abandonarán la banda de frecuencias de 700 MHz y dejarán paso a los operadores de telecomunicaciones móviles.

El gobierno acumulaba ya un retraso de unos meses para cumplir el calendario que había desarrollado en la hoja de ruta del proceso, un documento elaborado por el propio ministerio.

Fue el pasado viernes 8 de marzo cuando, con el carácter de urgencia de un real decreto, se aprobó el Plan Nacional para la TDT, el instrumento fundamental para articular el llamado segundo dividendo digital.

Trámite de urgencia para intentar cumplir el calendario

El Segundo Dividendo Digital es el proceso por el que las cadenas de televisión abandonarán la banda de frecuencias de 700 MHz y dejarán paso a los operadores de telecomunicaciones móviles, que en ese espacio podrán desarrollar la nueva tecnología móvil 5G.

El Gobierno saliente considera este trámite la mejor manera de recuperar algo del tiempo perdido y evitar retrasos en el proceso y que la tramitación no se frene por la convocatoria de Elecciones y la consecuente disolución de las Cortes.

Con esta decisión, la reordenación del espectro continuará durante el periodo electoral y dependerá de la convalidación por parte de la Diputación Permanente del Congreso. En febrero terminó el periodo de audiencia pública del real decreto.

El real decreto impulsa también la renovación tecnológica del parque de receptores de TDT, ya que transcurridos seis meses desde la entrada en vigor, todos estos dispositivos deben tener capacidad para recibir emisiones de alta definición.

Los de mayor tamaño deberán incorporar también la capacidad de recibir emisiones en ultra alta definición, emisiones con la tecnología de transmisión DVB-T2 y servicios interactivos HbbTV.

Finalmente, se incluyen las especificaciones técnicas de las emisiones de TDT en alta definición y en ultra alta definición, y se incluyen medidas para favorecer e impulsar la implantación futura de estándares avanzados de TDT con tecnologías de mayor eficiencia espectral.

Las ayudas de la reantenización, todavía por concretar

Se contemplan ayudas a comunidades de vecinos y operadores, unas medidas que decayeron con los Presupuestos Generales del Estado, quedaron en pausa por las nuevas elecciones y que tienen en vilo a los hipotéticos beneficiarios.

Los canales de televisión ocupan actualmente la banda de 700 MHz, de la que deben migrar para dejar paso a los operadores de telefonía. Las cadenas deberán recurrir durante un tiempo al llamado simulcast, una emisión simultánea en la antigua y la nueva franja, hasta que se muden definitivamente de frecuencia. De nuevo, los ciudadanos deberán adaptar las antenas de los edificios y también resintonizar sus televisores.