Aunque creas que nunca serás víctima de un incendio en el interior de un edificio, es mejor estar preparado y saber qué hacer para no entrar en pánico si realmente te sucede. Por ello, es muy importante conocer los tipos de fuego así como los tipos de extintores que existen para así poder extinguirlo con mayor eficacia.

Conocimientos básicos

En otros artículos ya te hemos contado como reaccionar ante un fuego, pero en este, hablaremos de los tipos de fuegos que pueden darse y cómo sofocarlos de la mejor manera posible y sobre todo sin poner en peligro tu integridad física.

Intenta apagar el fuego solo si es pequeño y se puede controlar. Si no puedes apagarlo, no corras riesgos inútiles. Lo mejor es que busques un lugar seguro, llames a emergencias y abandones la zona.

Intenta apagar el fuego solo puede ser adecuado en las primeras fases tras su origen, cunado aún es pequeño y se puede controlar. Recuerda que si no puedes apagarlo, lo más inteligente es no correr riesgos inútiles y buscar un lugar seguro, donde llamar rápido a emergencias y abandona la zona.

Si es posible, retira los productos combustibles o inflamables próximos al fuego y corta la corriente eléctrica y la entrada de gas.

Es muy importante que no utilices agua cuando pueda alcanzar las instalaciones eléctricas o cuando el incendio es de líquidos inflamables como aceite o gasolina. Si intentas extinguir el fuego, debes situarte entre este y la vía de escape.

¿Cómo se produce un incendio?

Hablamos de incendio cuando se trata de un fuego no deseado ni controlado. Cuando se produce un incendio, por lo general, intervienen los siguientes factores:

Puede tratarse de un combustible que se encuentra en estado de vapor o gaseoso, por regla general, o en estado incandescente, en los menos casos. También puede deberse a que el oxígeno del aire u otro comburente se mezcle con el combustible en un fenómeno de difusión (requiere una temperatura o energía de activación para que se produzca la combustión). No se originará una sola combustión sino que progresivamente se van generando sucesivas combustiones, en forma de reacción en cadena.

Los incendios pueden tener diversos orígenes

  • Origen eléctrico: pueden ser producido por el calentamiento de una instalación eléctrica provocada por un cortocircuito o una sobrecarga.
  • Utensilios de fumadores: como cigarrillos, cerillas encendidas, mecheros.
  • Orden y limpieza: La suciedad puede ser origen de un incendio al acumularse grasa o polvo en superficies calientes, elementos de máquinas en movimiento, en circuitos eléctricos, o en otra forma de energía.
  • Llamas abiertas: provocadas por chispas provocadas por el contacto de máquinas herramientas .
  • Superficies calientes: provocada por fricción y contacto con superficies calientes.
  • Ignición espontánea: Conocemos que el carbón en contacto con la humedad provoca un calentamiento espontáneo del mismo. Así mismo, un trapo empapado de grasa en aceite se va calentando con el transcurso del tiempo. También se han producido siniestros al entrar en reacción dos sustancias incompatibles entre sí.
  • Actos vandálicos: Los incendios provocados.

Tipos de fuego y agentes extintores

Los materiales se presentan en tres estados: sólido, líquido y gaseoso. En función del estado físico de los materiales combustibles, se definen los tipos de fuegos que nos podemos encontrar. Así existen diferentes tipos de fuego :

  • Clase ASÓLIDOS. Incendios que implican sólidos inflamables que normalmente forman brasas y que son, generalmente, de naturaleza orgánica: madera, tejidos, goma, papel, algunos tipos de plástico.
  • Clase BLÍQUIDOS. Incendios que implican líquidos inflamables: petróleo, gasolina, aceites, pintura, alcohol y sólidos licuables como la parafina, el asfalto, algunas ceras y plásticos.
  • Clase CGASES. Incendios que implican gases inflamables: metano o gas natural, hidrógeno, propano, butano, acetileno.
  • Clase D: METALES. Incendios que implican metales combustibles: sodio, magnesio, potasio y muchos otros cuando están reducidos a virutas muy finas (como el aluminio).
  • Clase F: ACEITES Y GRASAS DE COCINA. Incendios derivados de la utilización de estas materias en aparatos de cocina. Esta clase se creó en 2005 al observar que estos líquidos no se comportaban igual que el resto y no se podían usar los mismos agentes extintores como el CO2 o el polvo ABC.

No existe ninguna clase para los incendios eléctricos o clase E (en otros países sí denominándose CLASE C). Entrarían dentro de otra clase según lo que esté ardiendo (plástico, una batería, sólido…) La electricidad en si actúa como una fuente de ignición, pudiendo haber sido la causa del fuego y/o favoreciendo su desarrollo.

Los fuegos con presencia de electricidad sí que se tienen en cuenta en la normativa y los extintores pasan unas pruebas especiales para saber si se pueden usar o no en su presencia, para qué tensiones y con qué precauciones (regulado en el Anexo C de la norma UNE-EN 3-7:2004/A1:2007).

Tipos de extintores

En caso de que llegue a producirse un conato de incendio, las actuaciones iniciales deben orientarse a tratar de controlar y extinguir el fuego rápidamente, utilizando los agentes extintores adecuados. La elección de un agente extintor y su forma de aplicación dependen de diferentes variables, como son:

  • El tipo de fuego
  • La velocidad necesaria de actuación
  • La magnitud del riesgo
  • La ubicación de los factores de riesgo
  • El daño que pueda causar el posible agente extintor en las instalaciones
  • El coste del equipo de extinción

Elección del tipo de extintor respecto a la clase de fuego

 

TIPO DE EXTINTOR

ESPECIFICACIONES

SERIE

MODELO

APLICACIONESVENTAJAS

NO USAR

Polvo1P Elite

 2P Elite

 3P Elite

 6P Elite

 6P Elite Plus

9P Elite

Fuegos de clase A, B y C, fuegos eléctricos hasta 50.000V.

Apto para casi todo tipo de fuegos.

No tóxico.

No conduce la electricidad.

Resistente y estable en temperaturas extremas.

Fuegos clase F y D
Polvo6P Automático Elite Plus

9P Automático Elite Plus

Todas las calderas alimentadas por gasoil, depósitos inflamables.

Fuegos de clase A, B, C y fuegos eléctricos de hasta 50.000V.

Rapidez en la extinción debido a que protege el área 24 horas al día, sin necesidad de presencia humana.

Por un aumento de temperatura por encima de los 68°C el extintor inicia la extinción automáticamente.

Apto para casi toda clases de fuegos. No tóxico. No
conduce la electricidad. Resistente y estable en temperaturas extremas.

En calderas alimentadas por gas y en fuegos clase F y D
Polvo25P Elite

50P Elite

Fuegos de clase A, B y C, fuegos eléctricos hasta 50.000V.
Almacenes, parkings y gasolineras.
Apto para casi todo tipo de fuegos.

No tóxico.

No conduce la electricidad.

Resistente y estable en temperaturas extremas.

Fuegos clase F y D
Espuma2F EliteFuegos de clase A, B, F y fuegos eléctricos de hasta 35.000V.
Comercios, hostelería, hogar.

Ecológico, biodegradable y reciclable 100 %. No causa asfixia.

No dificultan la visión ni la respiración.

Máxima eficacia, por encima
de la mayoría de extintores de polvo del mercado.

Fuegos clase C y D
Espuma6 EliteFuegos de clase A, B y fuegos eléctricos de hasta 35.000V.
Comercios, hostelería, hogar.

Ecológico, biodegradable y reciclable 100 %.

No causa asfixia.

No dificultan la visión ni la respiración.

Máxima eficacia, por encima de la mayoría de extintores de polvo del mercado.

Fuegos clase F, C y D
Espuma6F EliteFuegos de clase A, B, F y fuegos eléctricos de hasta 35.000V (a una distancia mínima de 1 metro). Restaurantes, hostelería, hogar y todo tipo de cocinas.Son ecológicos, no causan asfixia. No entorpecen la visión ni la respiración.

Trivalente.

Máxima eficacia, por encima de la mayoría de extintores de polvo del mercado.

Fuegos clase C y D
CO22 CO2 Elite

5 CO2 Elite

Fuegos de clase B. El CO2, al ser un gas que por su naturaleza es dieléctrico es apropiado para fuegos eléctricos.

Oficinas, material eléctrico y electrónico, cuadros eléctricos.

No ensucian, rápida penetración y reparto del gas.

No conduce la electricidad.

Tubo sonda de aluminio.

Fuegos clase A, C, D y F
CO22 CO2 Amagnético (Aluminio)

5 CO2 Amagnético (Aluminio)

Fuegos de clase B. El CO2, al ser un gas que por su naturaleza es dieléctrico es apropiado para fuegos eléctricos.

Oficinas, material eléctrico y electrónico, cuadros eléctricos.

No ensucian, rápida penetración y reparto del gas.

No crea campo magnético por lo que es apropiado para instalaciones como quirófanos, centros de telecomunicaciones.

Envase ligero y robusto de aluminio.

Fuegos clase A, C, D y F

Lasser, tu especialista en protección contra incendios

La correcta instalación y mantenimiento de extintores en las comunidades de vecinos facilita una respuesta rápida y eficaz en caso de que se produzca un incendio. Este tiempo inicial es básico para la correcta resolución del incidente.

Solo si los extintores están correctamente ubicados y con su mantenimiento debidamente realizado, existirán las garantías básicas para la correcta extinción del foco de fuego.

Su mantenimiento no es solo es una cuestión meramente legal, es de forma primordial por garantizar la seguridad de los vecinos. Es responsabilidad de la comunidad y del administrador si lo hubiera cuidar y mantener los sistemas de extinción bajo control y revisión.

Los extintores deben ser instalados en todas las áreas habitables del edificio de la comunidad de vecinos, guardando un área y distancia mínima para cada extintor, para garantizar la máxima seguridad en cada zona del edificio.

Nuestra División de Protección contra Incendios se encarga del servicio completo de instalación y mantenimiento de extintores en Madrid. Desde la correcta instalación, al posterior mantenimiento, guardando una óptima periodicidad para garantizar que en caso de incendio se intervenga de la manera más rápida y eficaz posible.

También ofrecemos otros sistemas que complementan el servicio de extintor para la protección completa en caso de incendio: Extracción de Humos y la Instalación de detectores de incendios. El grupo de profesionales con el que contamos se compromete a ofrecer la respuesta más rápida posible a cualquier problema que ocurra en cualquiera de nuestros equipos.

Llámanos al teléfono gratuito 900 321 111 o rellena el siguiente formulario.