sistemas-domoticos

Ahora más que nunca, los sistemas domóticos en el hogar han pasado a ser la normalidad en nuestras vidas. El confinamiento domiciliario y las restricciones de la pandemia han provocado la proliferación del teletrabajo, entre otras cosas. Hemos tenido que adaptarnos a la nueva situación, y con ello, adaptar nuestros hogares al cambio.

Según diversos estudios recientes, una gran cantidad de consumidores han realizado cambios en su hogar e integrado la domótica en su vida diaria tras la pandemia. Trabajar desde casa, el ejercicio físico desde el hogar y la búsqueda de nuevas formas de ocio han llevado a mucha gente a reconfigurar su hogar dándole nuevos usos y automatizando las tareas diarias.

Las nuevas tecnologías están ayudando a las personas a crear nuevos ecosistemas dentro de sus hogares ya sea adaptando espacios o creando nuevos para las nuevas necesidades que surgen tras pasar mucho tiempo en casa. De esta manera hemos ido creando un hogar más accesible y fácil de manejar y controlar.

El paso a un hogar inteligente se ha dado sobre todo para facilitar el teletrabajo y la asistencia a clases online, pero la mayoría de los consumidores afirma que seguirá utilizando su hogar para actividades que antes hacía en otros sitios incluso después de que la pandemia esté controlada.

Tipos de sistemas domóticos

Tener un conocimiento básico de los diferentes sistemas domóticos nos facilitará la decisión a la hora de elegir el más adecuado para nuestra vivienda. Existen varios sistemas que difieren en cuanto a dificultad de instalación y precio, para lo que es importante contar con un profesional que nos informe adecuadamente sobre cual es la mejor opción para nosotros.

Existe una gran variedad de sistemas domóticos para convertir nuestro hogar en una Smart Home. Cada sistema es distinto, puede ser por cable, inalámbrico, PLC, por WiFi, bluetooth, etc.

Sistemas domóticos por cable

Hay diferentes tipos, y se diferencian precisamente por el tipo de cable que utilizan. Hay dos principales: el cable Bus utilizado por el sistema KNX y el cable PCL utilizado por el sistema X10.

CABLE BUS

Característico del sistema estándar europeo KNX. Son conexiones muy estables, seguras y eficientes. Funciona con sus propios cableados, con lo que el sistema no tiene que compartir funciones y se evitan así los problemas de saturación e interferencias. Por ejemplo, este sistema es perfecto para controlar la climatización o la iluminación de tu vivienda de una manera óptima.

La mayor desventaja, si es que puede llamarse así, de este tipo de sistemas es que necesita una instalación importante, sobre todo de cableado, lo que encarece su instalación.

CABLE PCL

Los sistemas domóticos que utilizan el cable normal de alimentación eléctrica son conocidos como “powerline”. A este tipo pertenece el X10. Aunque tienen grandes ventajas, sobre todo a nivel de instalación, también tiene muchos inconvenientes. Compartir cables con el resto de aparatos eléctricos de la casa no resulta muy fiable, ya que los fallos o interrupciones son demasiado frecuentes.

Sistemas domóticos inalámbricos

La principal ventaja de este tipo de sistemas es que su instalación es muy sencilla, ya que no exigen obra ni una instalación profunda. Son muy fáciles de usar y se pueden implementar en casi cualquier lugar.

Sin embargo, es verdad que los sistemas inalámbricos son más sensibles a las interferencias que los sistemas cableados por Bus. Pueden sufrir problemas de calidad y cantidad en la señal que el sistema envía y recibe.

Este tipo de sistemas funcionan con ondas de radiofrecuencia y son fáciles de instalar y colocar en una casa con automatización domótica.

Tipos de estándares domóticos

Existen diferentes protocolos domóticos para realizar una instalación domótica. Cada sistema de automatización es distinto, hay varios tipos y protocolos, aunque en esencia son todos muy parecidos pero con distinto lenguaje.

Estándares de propietarios o cerrados

Se trata de protocolos específicos de una marca en particular y que solo pueden ser usados por esta. De igual manera, solo el fabricante puede realizar mejoras y fabricar dispositivos que compartan el mismo idioma. Esto protege los derechos del fabricante y nos permite crear un ecosistema único en nuestro hogar.

Sine embargo, la desventaja de estos sistemas domóticos es que dependen en gran medida de la vida de la empresa y de la política que siga. De tal manera que si la empresa desaparece, el sistema se queda sin soporte, actualizaciones y recambios.

Estándares abiertos

Son protocolos definidos entre varias compañías con el fin de unificar criterios. Son sistemas domóticos abiertos, es decir, que no tienen patentes sobre el protocolo, de manera que cualquier fabricante puede desarrollar aplicaciones y productos que trabajen con el mismo protocolo de comunicación.

La ventaja es que  si una empresa desaparece o deja de sacar productos al mercado, no afecta demasiado, ya que hay otros productos en el mercado que cubren ese hueco. Los protocolos estándar para aplicaciones domóticas más extendidos en la actualidad son KNX, Lonworks y X10.

¿Qué tipo de mejoras puede ofrecerte la domótica?

Telecomunicaciones e integración con vídeo portero

Los porteros/videoporteros de última generación permiten una mayor flexibilidad en el uso de la comunicación con el exterior de nuestras viviendas. Los nuevos sistemas permiten la llamada directa a móvil, incluso aunque no estemos en nuestro hogar con la recepción de llamadas remotas o la posibilidad de capturar de imágenes de la entrada de nuestro interlocutor. Esto supone un incremento notable de la seguridad y proporciona un control de accesos mucho más eficaz y cómodo.

Lo que antes era algo extraño ahora es una funcionalidad que incluso puede ser adaptada a diferentes marcas y equipos presentes en el mercado. Un ejemplo de las tecnologías presentes en el mercado podría ser el sistema wibox de Fermax (especifico para esta marca), que puede ser aplicado en nuestro hogar incluso si vivimos en una comunidad y somos solo nosotros los que decidimos dar el paso a esta tecnología.

Iluminación y programación de escenarios

Los elementos eléctricos han sido uno de los primeros campos en los que la domótica se ha aplicado y sigue siendo uno de los usos más lógicos y que mayor comodidad aportan. La activación y desactivación remota de todas las luces y enchufes del hogar es desde años posible, pero en la actualidad es mucho más sencillo y fiable, pudiendo personalizar escenarios de iluminación en función de nuestros gustos o necesidades.

Además podemos medir el consumo de los electrodomésticos aplicando ciertos sensores y contadores internos que nos ayudarán a optimizar al máximo nuestro gasto de energía. No paran aquí las ventajas, ya que la automatización remota o programada nos puede incluso ayudar a la mejora la seguridad, simulando la presencia en la vivienda cuando estamos ausentes a través de las luces o el encendido de todo tipo de dispositivos que simulen nuestras presencia. Todo son ventajas.

Sistemas multimedia

Es un uso cada vez más extendido a través de las decenas de dispositivos multimedia con los que contamos en nuestros hogares. Los altavoces inteligentes, los smartphones, las tablets, smart-TV… son solo algunos de los sistemas que nos permiten disfrutar de contenido multimedia en cualquier rincón de nuestro hogar, pero que además funcionan cada vez más como interfaces para comunicarnos con el resto de dispositivos de nuestro hogar, todos interconectados.

Automatización de persianas y ventanas

Otro uso es la automatización de cierres, persianas o ventanas, sistemas automáticos cada vez más económicos y accesibles a un gran público. Con ellos, podemos crear escenarios para cada periodo del día o nos permiten simular nuestras presencia de modo complementario al sistemas eléctrico, por lo que su utilidad se extiende más allá de la comodidad al terrenos de la seguridad.

Posibilidad de programar termostatos

Otro de los usos más comunes y útiles empleados por la aplicaciones domóticas en nuestros hogares. Tanto para sensores relacionados con la calefacción como para el aire acondicionado, además de la programación los nuevos equipos permiten la comunicación exterior para aplicar cambios desde nuestro móvil y mantener tu hogar siempre a una temperatura confortable, de manera dinámica o programada.

Integración con sistemas de alarma y sensores

El ámbito de la seguridad es plenamente integrable con los sistemas domóticos del hogar y su conexión con elementos como los smartphone como interfaces de control y visualización de lo eventos que ocurren en nuestro hogar o con las instrucciones que queremos marcar a nuestro sistema de seguridad. Los detectores de humo de humo o las sondas inundación o gas son otros elementos que podemos conectar a nuestro sistema para tener todo nuestro hogar bajo control, tanto en cortas como largas ausencias. A esto se suma la aparición en el mercado de sistemas de videovigilancia muy sencillos de controlar e integrar, que nos dan un visionado directo de nuestro hogar a través de nuestro dispositivo móvil.

Control de red de datos doméstica

Todo nuestro entorno domótico, especialmente si se mueve hacia la nube como es la tendencia general, requerirá de unas redes sólidas, rápidas y de gran alcance, tanto cableadas como WiFi, a fin de aprovechar y controlar hasta el último rincón de nuestro hogar con un rendimiento óptimo sin perder eficacia. Los Hotspot están ganando terreno en el ámbito doméstico por su efectividad, control y potencia de emisión.

Instalar un sistema de domótica en tu vivienda

Como hemos visto, cada sistema domótico tiene sus peculiaridades, que lo harán más o menos idóneo para cada caso, pero nuestro equipo de expertos te asesorará en función de los sistemas que quieras integrar.

En una obra nueva o en la reforma integral de una vivienda, siempre será más fácil la instalación de un sistema cableado, evitando así cualquier problema de conectividad que pudiera ocasionar un sistema inalámbrico, especialmente cuando la red se compone de alto número de dispositivos, que requerirán una mejor red WiFi.

Por otro lado, si no estamos dispuestos a hacer obra o reforma en nuestra vivienda, los sistemas domóticos inalámbricos son mucho más fáciles de instalar y al no necesitar cableado, su puesta en marcha es mucho más económica.

Por ello, nuestros expertos de las áreas de electricidad y seguridad pueden ayudarte a modificar tu hogar y hacerlo más inteligente.

Contacta con Lasser a través del 900 321 111 y te ofreceremos soluciones para hacer de tu hogar un lugar más cómodo, eficiente y adaptado a los nuevos tiempos.