Con motivo de la pandemia, los geles hidroalcohólicos han tenido más presencia en nuestros hábitos de higiene con el objetivo de prevenir el contagio. Hoy te traemos una serie de recomendaciones para el almacenamiento del gel hidroalcohólico y así poder mantener una correcta conservación y cuidados en el caso de disponer de grandes cantidades de esta solución.

La pandemia ha cambiado muchos de nuestros hábitos, sobre todo en lo que concierne a la higiene, como ocurre con la necesidad de extremar la limpieza de manos. Entre las medidas para la prevención de contagio, se ha producido un incremento notable de uso del gel hidroalcohólico.

Debido a esta circunstancia se puede dar el caso de almacenamiento de dicho material en cantidades que hacen necesario un control.

Composición y precauciones

En primer lugar, se debe tener en cuenta que los geles hidroalcohólicos tienen una proporción de un 70% de alcohol etílico o isopropílico. Estos alcoholes tienen una temperatura de Punto de Inflamación de 17º C, lo que significa que a temperatura ambiente emiten vapores que solo necesitan de una fuente de calor para inflamarse. Este riesgo aumenta en verano, al elevarse la temperatura ambiente, por lo que en su almacenamiento debe tenerse en cuenta este aumento y protegerlo debidamente.

Esto no significa que sea autoinflamable, y, por supuesto, su uso es perfectamente seguro salvo que tengamos cerca una llama directa o similar cuando se aplique, por lo que es seguro y es normal que sean un elemento recomendado en la situación actual.

Lo que sí implica la naturaleza de su composición es que este material tiene una probabilidad de riesgo que hay que controlar.

Almacenamiento del Gel Hidroalcohólico

Tanto para su uso personal como profesional, muchos ciudadanos y empresas se han provisto de geles para tomar todas las medidas necesarias de prevención recomendadas entre sus empleados y clientes. Son cantidades a almacenar importantes de este producto, y quizá no todos han tenido en cuenta las características especiales del mismo.

Para un buen almacenamiento, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • La zona de almacenamiento deberá estar cerrada y controlado su acceso.
  • Los envases deben organizarse en su propia caja y con una altura de almacenamiento que impida la deformación de los mismos.
  • El almacenamiento deben ser independiente y/o separado de otros productos químicos incluidos líquidos de limpieza. El alcohol con lejía, por ejemplo, produce ácido clorhídrico, cloroacetona que se absorben a través de la piel además de la irritación ocular y otros productos paralizantes del sistema respiratorio. Se debe tener en cuenta un posible derrame de cualquiera de los productos a la hora de almacenar.
  • Nunca coloques estos productos cerca de fuentes de calor.
  • No los sitúes junto a enchufes, lámparas o elementos eléctricos.
  • El almacén deberá tener el interruptor de luz fuera del mismo.
  • Se debe disponer de un extintor en el exterior del almacén.
  • Se debe disponer de detección de incendios en la zona de almacenamiento.
  • Dependiendo de la cantidad almacenada deberá disponer por ley de otras medidas de detección y extinción.

Para una mayor información sobre este tema u otro sobres prevención y medidas para adoptar en tu negocio frente a pandemias y planes de contención o autoprotección, no dudes en ponerte en contacto con nuestro departamento especializado en seguridad de Lasser a través de nuestro teléfono 900 321 111 o a solicita más información:

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.