proteger-vivienda-ocupacion-ilegal-madrid

La ocupación ilegal de viviendas es un problema que genera gran alarma en la actualidad. Altos costes para los propietarios y problemas de convivencia en la comunidad son algunos de los problemas que suelen traer asociados. La instalación de medidas de seguridad y el seguimiento de algunos consejos pueden ser muy útiles para proteger una vivienda de la ocupación ilegal.

La crisis y el aumento de mafias que se dedican a hacer negocio con esta actividad ha hecho que este fenómeno se extienda por casi todo el territorio, especialmente allí donde los bancos han ejecutado desahucios o promotoras han quebrado, existiendo un extenso número de viviendas sin morador y, lo peor, con poco mantenimiento o vigilancia.

Esto, unido a la gran cantidad de viviendas deshabitadas, está provocando que muchas personas quieran vivir en ellas sin pagar o a cambio de un pago único o mensual a estas bandas organizadas, especialmente localizadas en algunos barrios de Madrid como Vallecas, Usera, Villaverde o Carabanchel. Entre los municipios, Parla, Móstoles, Torrejón de Ardoz , Getafe y Leganés con los que cuentan con mayor casuística.

La ley es un elemento de protección lento en la práctica para responder con efectividad a estos delitos. Los propietarios cuentan con pocas herramientas legales para echar de su propia casa a las personas que la han ocupado y el proceso se suele demorar meses y, en los casos más complejos, incluso años.

Por ello, cobra especial importancia evitar la ocupación ilegal de la vivienda antes de que se origine con la aplicación de una serie de consejos que nos ayudarán a proteger nuestra vivienda.

Medidas de seguridad para evitar la ocupación de viviendas

No todas las casas cuentan con el mismo riesgo de ser ocupadas, ya que su ubicación o el estado general del resto de la comunidad son factores que puede incrementar las posibilidades.

Si por desgracia creemos que en nuestra zona se están dando casos y el riesgo es real, te damos algunas claves que harán que tu vivienda se encuentre más protegida.

Apariencia de casa habitada

La primera señal para estas mafias y personas dedicadas ocupar pisos siempre están pendientes de las cartas acumuladas, las persianas bajadas, las luces que nunca se encienden, los carteles de se alquila o se vende, etc.

No se deben bajar las persianas por completo porque es signo de que no hay y es imprescindible visitar regularmente la vivienda para vaciar el buzón, cuidar de las plantas de la terraza, limpiar, quitar notas que pueda haber en la puerta (revistas, aviso de lectura del agua etc.). Si no tienes tú la posibilidad de hacerlo en persona, pídele a alguien de confianza que lo haga por ti.

Vecinos o porteros

Si en la comunidad contamos con aliados que se encuentren atentas a los “movimientos” de personas desconocidas y que velen por la tranquilidad de las viviendas, supondrá un obstáculo más para estas bandas.

Si llaman a la policía ante cualquier situación extraña o movimiento de muebles sospechoso, los ocupas correrán más riesgo, por lo que suelen no ser un objetivo principal. Esto no rige para viviendas aisladas, que sí son más vulnerables a esta intervención.

Puertas de seguridad

Actualmente en el mercado existen puertas especiales diseñadas para frenar a los ocupas, puertas pensadas para bloquear de forma más efectiva la entrada principal de la vivienda, fabricadas en metal y altamente resistentes.

En realidad suelen ser puertas que complementan a la original, situándose por delante como una primera capa de seguridad.  Algunos modelos pueden incluso alquilarse por una mensualidad al mes.

Sellar ventanas

Otra opción para proteger los inmuebles a nivel de suelo es tratar de bloquear físicamente los accesos secundarios. Suelen sellarse con ladrillo o instalar rejas, como una solución más estable. Suponen una barrera que llevará tiempo y ruido eliminarla.

Como punto negativo, la solución de levantar un muro de ladrillo hace visible a todos los ojos que ese inmueble está en desuso y suele ser una medida de último recurso. En consecuencia y como decíamos líneas atrás, cerrar la persiana permanentemente también puede señalar nuestra vivienda.

Sistemas de alarma

Es seguramente la mejor manera de evitar la entrada ilegal a una vivienda, además de protegernos ante los robos si existen bienes en el interior.

Cuando una persona intente acceder a la vivienda, ya sea para ocuparla o robar, saltará la alarma avisando a la central receptora que verificará si se trata de un salto real por la intrusión de personas no autorizadas y avisará a la policía.

La mayoría de personas que buscan pisos para ocupar evitan los hogares que disponen de alarma ya que saben que serán detectados de inmediato y si lo intenta la policía llegará en pocos minutos para detener a los ocupantes no autorizados.

Con este sistema ganamos un tiempo precioso y refleja un registro temporal, con el que evitamos que los ocupas puedan justificar un tiempo mínimo de estancia que un juez pueda interpretar como justificante de que el intruso se haya convertido en morador, un elemento de nuestro ordenamiento que utilizan en su beneficio.

El único requisito para poderlo instalar es que exista luz eléctrica en la vivienda, algo que compensará en costes ante el riesgo del perjuicio económico que provocan los “okupas”, sobre todo si hablamos de un propietario particular.

Expertos en asesoramiento de seguridad en viviendas

Nuestra división de seguridad (DGP 2734) cuenta con personal experto con muchos años de experiencia en el sector.

Si está buscando una empresa de seguridad en Madrid, con seriedad, profesionalidad y solvencia en el área de seguridad, llame gratuitamente y sin compromiso al 900 321 111 o complete el formulario de contacto y le llamaremos lo antes posible.

Nuestros asesores están encantados de que les comente su caso y de ofrecer los sistemas de seguridad y alarma más adecuados a su acaso particular, especialmente si quiere proteger una vivienda de la ocupación.