El monóxido de carbono es un gas tóxico muy peligroso, que no presenta ningún olor ni color, pero puede causar daños o incluso la muerte. Es por lo tanto, un gas que convierte el garaje o aparcamiento de nuestra comunidad en un lugar clasificado de riesgo. La detección de monóxido de carbono y la extracción forzada de gases van de la mano y deberemos acometer una serie de mejoras para cumplir con toda la legislación vigente.

El monóxido de carbono se produce con la combustión de algunos materiales como el butano, gasolina, carbón, madera, petróleo… por ejemplo, el que crean nuestros coches, estufas, calefacción, etc.

Está, por lo tanto, más presente de lo que creemos en nuestro entorno y presenta un peligro para nuestra salud.

Por eso, es importante tener un control exhaustivo en todos aquellos lugares como garajes, talleres y otros establecimientos donde se producen para poder detectarlos a tiempo de que ocurra un accidente. Esto no lleva a hablar de su relación con la desclasificación de los garajes y aparcamientos como entornos peligrosos.

Detección y extracción de gases en Garajes

En una zona como los garajes, áreas cerradas con tráfico y con menor ventilación, los peligros son continuos y las versiones del CTE y del REBT así lo reflejan, clasificando estos lugares como de alto riesgo de incendio o explosión.

Fijando nuevos parámetros específicos que logren disminuir estos riesgos, podemos lograr la desclasificación de garajes y aparcamientos, principalmente con el apoyo de materiales ignífugos en los cambios que quieran plantearse y de la mejora de los sistemas de detección de monóxido de carbono y de la implantación de sistemas de extracción forzada de gases (humos y monóxido).

Esta gestión y la obtención del consiguiente documento acreditativo de desclasificación es necesario para poder pasar la OCA (normativa de electricidad y de protección contra incendio) del edificio donde se encuentra el garaje y cumplir con la norma establecida.

Elementos a tener en cuenta para su cálculo

Para realizar la instalación y el mantenimiento de los sistemas de detección y extracción,es necesario tener en cuenta varios parámetros: como los metros que tiene la superficie, la cantidad de vehículos, medidas de ventilación natural, la altura de la instalación, columnas y otros objetos que ocupen volumen de aire y, como producto de todo esto resultan unos cálculos de ingeniería, y tras los cuales, deberemos tomar medidas correctoras en la forma de equipos y ajustes en la instalación actual, con los cuales mover el volumen de gases necesario.

Un correcto sistema de detección de gases y el consiguiente sistema de extracción forzada nos facilitará pasar los valores que exige la normativa y conseguiremos la desclasificación, además de mejorar la seguridad de la instalación.

Monóxido de carbono, un peligro silencioso

Al no presentar ninguna característica que el ser humano pueda detectar, solo cuando ya se produce una intoxicación se reconoce la presencia del mónoxido de carbono. Por eso, aplicar las medidas necesarias es proteger a las personas y asegurarnos de cumplir la legislación.

La instalación de sistemas que ayudan a su detección, extracción y ventilación forzada o híbrida adecuada. Es un tema serio que debe ser tomado en consideración por garajes y aparcamientos, como ya lo hace la normativa.

Confía en una empresa certificada, con todas las garantías

Es importante que cuente con una empresa homologada como Lasser (Nº 200.092), con los certificados y el conocimiento necesario en protección contra incendio, que puedan asesorarle de manera correcta ante un trámite tan delicado, que le ayuden a cumplir la norma y que, principalmente, garanticen su seguridad.

En Lasser realizamos servicios de instalación y mantenimiento de sistemas de detección y extracción forzada de monóxido de carbono/humos. Cuenta con técnicos homologados para un servicio de confianza.

Si necesitas asesoramiento y estás en la Comunidad de Madrid, llámanos GRATIS al 900 321 111 o solicita más información en el siguiente enlace: