,

Innovación en el RIPCI: Protección Contra Incendios con Aerosoles Condensados

rite-sistema-pci-empresa-mantenimiento-instalacion-aerosoles

Desde la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI) en diciembre de 2017, el panorama de las soluciones de protección contra incendios ha evolucionado significativamente. Una de las innovaciones más destacadas es la inclusión de la extinción por aerosoles condensados como una opción viable para la protección de diversos riesgos. Por ello, en este artículo explicaremos la innovación en el RIPCI: Protección Contra Incendios con Aerosoles Condensados.

Esta tecnología se una a otras ya conocidas y utilizadas, como los sistemas por agentes gaseosos, gases inertes y agua nebulizada, la cual también se incorpora por primera vez en el RIPCI.

El sistema de extinción mediante aerosoles condensados ha demostrado ser altamente eficaz en una variedad de entornos que requieren una protección especifica y robusta. Entre estos, se incluyen los centros de telecomunicaciones, las salas de máquinas marítimas, las estaciones repetidoras, el almacenamiento de líquidos inflamables y materiales peligrosos, así como los centros de procesamiento de datos y otras instalaciones industriales con riesgos considerables.

En nuestra empresa, especializada en la instalación de sistemas de Protección Contra Incendios (PCI), entendemos la importancia de adoptar y adaptar estas nuevas tecnologías para ofrecer soluciones de seguridad eficientes y conformes con la normativa vigente.

Estamos comprometidos con la protección integral de su infraestructura, proporcionando sistemas avanzados y personalizados que garantizan una respuesta eficaz ante cualquier imprevisto.

¿En qué consisten los aerosoles condensados?

Esta tecnología avanzada de extinción de incendios se caracteriza por su capacidad para suprimir las llamas de manera rápida y eficiente. Estos sistemas funcionan liberando un agente extintor en forma de aerosol fino, compuesto por partículas sólidas muy pequeñas suspendidas en un gas. Este agente es generado a partir de un material sólido que, al activarse, se convierte en aerosol a través de una reacción química controlada.

El mecanismo de extinción de los aerosoles condensados se basa en la interrupción de la cadena de reacción del fuego. Las partículas de aerosol actúan a nivel molecular, neutralizando los radicales libres que alimentan la combustión. Esto resulta en una rápida reducción de la temperatura y en la supresión del fuego, sin dañar los equipos electrónicos y otros bienes sensibles, gracias a la baja cantidad de residuos generados.

Los aerosoles condensados son capaces de extinguir incendios rápidamente, minimizando el daño potencial. A diferencia de otros sistemas como el agua, los aerosoles condensados no dañan los equipos electrónicos y otros bienes sensibles.

Además, pueden ser utilizados en lugares con equipos electrónicos delicados, ya que no dejan residuos conductores ni dañinos. Este sistema es especialmente adecuado para áreas donde el uso de agua o espuma no es factible, como centros de datos, salas de telecomunicaciones y almacenamiento de materiales peligrosos.

Los aerosoles condensados ofrecen una solución moderna y eficiente para la protección contra incendios, adecuada para una amplia gama de aplicaciones industriales y tecnológicas.

¿Qué normativas son de aplicación a los aerosoles condensados?

Los aerosoles condensados son un sistema de extinción de incendios cada vez más utilizado en España debido a su alta eficiencia y versatilidad. Sin embargo, es importante conocer la normativa que regula su uso, instalación y mantenimiento para garantizar su correcto funcionamiento y seguridad.

Sin embargo, es importante conocer la normativa que regula su uso, instalación y mantenimiento para garantizar su correcto funcionamiento y seguridad. A continuación, detallaremos la normativa aplicable a los aerosoles condensados en España, incluyendo los requisitos del Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI), las normas UNE ISO 15779 y EN 15276, y los certificados necesarios para su uso.

Requisitos del RIPCI

El Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI) es el marco legal que establece las normas mínimas de seguridad para las instalaciones de protección contra incendios en España. En lo que respecta a la innovación en el RIPCI: Protección Contra Incendios con Aerosoles Condensados, exige que:

  • Los sistemas de aerosoles condensados sean diseñados, fabricados, instalados y mantenidos de acuerdo con las normas UNE ISO 15779 y EN 15276.
  • Los sistemas de aerosoles condensados cuenten con un certificado de idoneidad emitido por un organismo acreditado.
  • La instalación de los sistemas de aerosoles condensados sea realizada por empresas instaladoras autorizadas.

Normas UNE ISO 15779 y EN 15276

La norma UNE ISO 15779 establece los requisitos de diseño, fabricación, instalación y mantenimiento de los sistemas de aerosoles condensados. Esta norma proporciona pautas detalladas para garantizar la seguridad, eficiencia y fiabilidad de estos sistemas.

Por otro lado, la norma EN 15276, es una norma europea que complementa y, en algunos aspectos, sustituye la normal UNE ISO 15779. Esta norma ofrece especificaciones más precisas y actualizadas para el diseño, instalación y mantenimiento de los sistemas de extinción de incendios por aerosoles condensados.

El RIPCI actúa como marco legal que establece los requisitos mínimos para los sistemas de protección contra incendios en España. Las normas UNE ISO 15779 y EN 15276 proporcionan especificaciones técnicas más detalladas para el diseño, instalación y mantenimiento de estos sistemas, asegurando que cumplan con los requisitos del RIPCI.

El cumplimiento de la normativa RIPCI, UNE ISO 15779 y EN 15276 es crucial para garantizar la seguridad y eficiencia de los sistemas de extinción de incendios por aerosoles condensados. Estos sistemas desempeñan un papel fundamental en la protección de vidas y bienes frente a los incendios, y su correcto funcionamiento depende del cumplimiento de las normas establecidas.

Certificados necesarios

Para poder instalar y utilizar un sistema de aerosoles condensados en España, es necesario contar con los siguientes certificados:

Certificado de producto: Este certificado acredita que el sistema de aerosoles condensados cumple con los requisitos de las normas UNE ISO 15779 y EN 15276.

Certificado de instalación: Este certificado acredita que el sistema de aerosoles condensados ha sido instalado de acuerdo con las normas UNE ISO 15779 y EN 15276.

Certificado de mantenimiento: Este certificado acredita que el sistema de aerosoles condensados ha recibido el mantenimiento adecuado de acuerdo con las normas UNE ISO 15779 y EN 15276.

Es importante destacar que, además de la normativa descrita anteriormente, existen otras consideraciones que deben tenerse en cuenta en materia de innovación en el RIPCI: Protección Contra Incendios con Aerosoles Condensados al instalar y utilizar sistemas de aerosoles condensados en España. Entre ellas cabe destacar los siguientes:

  • Los sistemas de aerosoles condensados deben ser diseñados para proteger un riesgo específico.
  • El certificado obtenido como resultado de las pruebas de cada una de las normas anteriores incluirá una serie de características sobre los equipos, las cuales serán diferentes para cada fabricante, y que son necesarias conocer y utilizar para realizar un correcto diseño de la instalación.

Además, es recomendable consultar con un experto en protección contra incendios para obtener asesoramiento sobre la normativa aplicable a los aerosoles condensados y para diseñar e instalar un sistema adecuado para las necesidades específicas de cada caso.

Infórmate más sobre los nuevos sistemas de PCI con Lasser

El marco regulatorio para los sistemas de extinción de incendios por aerosoles condensados en España ha experimentado un cambio importante con la entrada en vigor de la norma EN 15276. Si bien la norma UNE ISO 15779 sigue siendo relevante, la EN 15276 establece requisitos más precisos y actualizados para el diseño, instalación y mantenimiento de estos sistemas.

En Lasser somos conscientes de la importancia de este cambio normativo estamos preparados para ayudarle a cumplir con los nuevos requisitos. Contamos con un equipo de expertos altamente cualificados que le brindarán asesoramiento personalizado y le ayudarán a adaptar su sistema de aerosoles condensados a las nuevas exigencias.

Además, ofrecemos un servicio de mantenimiento homologado que le dará tranquilidad de saber que su sistema está en manos de profesionales cualificados y que cumple con todos los requisitos de la nueva normativa.

No dude en contactarnos al 900 321 111 o a través del siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo: