como-funciona-un-pararrayos

Ya lo dice el refrán, “En abril, aguas mil”, y haciendo honor a este dicho popular, este mes de abril no está siendo menos y nos está dejando muchas lluvias. Y con las lluvias vienen las tormentas eléctricas y los rayos. Por ello, es muy importante que mantengas en buenas condiciones el pararrayos de tu comunidad de vecinos. A continuación te dejamos unas nociones básicas sobre cómo funciona un pararrayos.

La caída de un rayo es una de las amenazas más preocupantes derivadas de una tormenta eléctrica y aunque la probabilidad de que impacte en nuestro edificio es bastante reducida, es aconsejable saber cómo funciona y porque es importante un mantenimiento.

En el caso de los edificios, contar con un pararrayos en óptimas condiciones supone contar con un escudo protector ante los rayos. Aunque la zona centro de la península no es de las más propicias para la formación de tormentas y para la caída de rayos, el riesgo estacional siempre está presente. En el pasado 2018, una dana afectó a Madrid y en una sola noche se contabilizaron más de 1.000 rayos, aunque no todos tocaron suelo.

¿Qué es un pararrayos?

Un pararrayos es un terminal externo de seguridad instalado en un edificio o estructura que tiene como objetivo atraer el rayo para tener un punto de impacto controlado hacia tierra e impedir que este impacte en una zona no deseada o en las personas.

Se componen de un mástil metálico con cabezal captador, este captador puede ser de diferentes maneras según su funcionalidad y dónde impacte la descarga: una punta, varias puntas, semiesférico, etc.

El conjunto de la instalación tiene por nombre sistema de protección contra el rayo, esta compuesto principalmente por:

  • Sistemas de captación (pararrayos)
  • Conductores de bajada
  • Puestas a tierra
  • Protección contra sobretensiones

Cómo funciona un pararrayos en la práctica

Cuando se produce un rayo, el mástil lo recoge descargando toda su electricidad en un cable conductor que se encuentra conectado al cabezal, hasta llegar a una toma de tierra eléctrica.

Por este motivo, el pararrayos se debe instalar siempre por encima de la parte más elevada del edificio o estructura a proteger y será encargado de captar y canalizar de forma segura la descarga del rayo a tierra.

Para poder captar dicha descarga, los pararrayos disponen de una punta y un cuerpo metálico, que están conectados mediante una red conductora a un sistema de puesta a tierra de baja impedancia (inferior a 10 Ω) en donde se disipa la descarga del rayo.

En condiciones de tormenta, entre el sistema nube–tierra aparece un gran voltaje debido a la gran cantidad de cargas eléctricas que hay presentes, tanto en la base de la nube como en el suelo. Ese gran voltaje es el detonante para que se inicie el líder descendiente del rayo, que irá perforando el dieléctrico de aire que se encuentra entre la nube y el terreno.

El campo eléctrico E (kV/m) tan elevado que aparece en esa zona, produce que a través del cuerpo del pararrayos se inicie también una circulación de cargas eléctricas ascendentes y de signo contrario a modo de trazador ascendente, que irán a encontrarse y recombinarse con el líder descendiente, captándolo y descargándolo a tierra.

Instalación de pararrayos

Para el correcto diseño de un sistema protección contra el rayo en una estructura, en primer lugar deberemos realizar un análisis del riesgo de la misma, para determinar si es necesaria su protección. En caso afirmativo, deberemos calcular cual es el nivel de protección o factor de seguridad a aplicar en dicha estructura.

Es por lo tanto un trabajo que requiere especialización y la labor experta de técnicos homologados en electricidad.

Por ello, solo una empresa de instalación de Pararrayos como Lasser, puede darte el servicio con un asesoramiento adecuado. Incluso si necesitas algún tipo de reforma de electricidad en tu finca, te podemos ayudar.

como-funciona-un-pararrayos

¿Debe mi comunidad instalar o mantener un pararrayos?

Saber si se debe instalar un sistema de protección externa con descargas eléctricas depende de las normativas vigentes en cada país, Teniendo en cuenta los casos concretos que veremos a continuación, la decisión de instalar un pararrayos depende de los propietarios del edificio o casa, pero la mayoría han venido dadas en el momento de la construcción.

Hay que tener presente el riesgo que supone el rayo para las personas o infraestructuras y la importancia de cumplir la normativa, ahorrar en no poner un sistema de protección adecuado puede suponer un gran coste en un momento muy inesperado. De igual manera, la calidad del sistema de captación es crucial.

Según el CTE (Código Técnico de la Edificación), deben instalar un sistema de protección contra rayos todas las construcciones que:

  • Tengan una altura superior a 43m
  • Realicen trabajos donde se manipulen sustancias tóxicas, radioactivas o peligrosas
  • Su frecuencia de impacto de rayos sea mayor que el riesgo admisible

A la hora de instalar un sistema de protección contra rayos, hay que tener en cuenta una serie de cuestiones:

  • Lo primero es que existen 4 niveles de seguridad que se clasifican según la intensidad de descargas por año en la zona, características de edificio y zona entre otros.
  • El pararrayos debe de superar como mínimo dos metros de la máxima cota de la estructura a proteger.
  • Las bajantes a tierra tienen que ser lo más verticales que sea posible y la toma de tierra tiene que tener una resistencia óhmica baja.
  • Igualmente, también es obligatorio efectuar una segunda bajada a tierra para una mayor seguridad.
  • Es importante que todos los materiales utilizados en la instalación cumplan las normas establecidas por la UNE.

Mantenimiento de pararrayos

Tan importante como su instalación es mantener el pararrayos de tu comunidad en buen estado. El mantenimiento de pararrayos es una acción clave para que sea seguro y, más importante, sea efectivo en el momento en que un rayo descargue a través de él. La normativa UNE 21.186, NF-C 17 102, IEC EN 62305 indica la obligatoriedad de la revisión periódica de los equipos.

Algunas acciones de este mantenimiento periódico son:

  • Revisión del cabezal pararrayos
  • Comprobación del amarre
  • Comprobación de posible oxidación del mástil
  • Revisar el contador de rayos (en el caso de existir en la instalación)
  • Revisar que ningún elemento nuevo ha variado las condiciones del estudio de instalación respecto al pararrayos original
  • Revisar el protector contra sobretensiones, que resguarda la instalación eléctrica del edificio.
  • Revisar el cable conductor de pararrayos (revisar amarre, conectores y cilindro de protección)
  • Mantenimiento de toma de tierra. Revisar amarres, conectores y medida de la resistencia (no va a deber exceder los 10 ohms)
  • Mejorar las tomas de tierra actuales, o bien acrecentar su tamaño o bien número (en caso de que sea necesario)

El periodo más idóneo para una revisión es siempre antes del inicio del periodo de tormentas. En Madrid, entre los meses de abril y junio se detectan más descargas eléctricas que en todo el resto del año.

Puedes consultar directamente con nosotros en el 900 321 111 para que realicemos un estudio, según la normativa vigente y solicitar tu presupuesto sin compromiso, o bien rellenando el formulario que encontrarás a continuación. Estaremos encantados de asesorarte.