,

Así es el nuevo etiquetado energético

asi-es-el-nuevo-etiquetado-energetico

¿Sabías que desde marzo de 2021 está vigente un nuevo etiquetado energético? Te contamos en qué consiste esta nueva escala energética, el por qué de los cambios, qué información básica deben contener estas nuevas etiquetas y qué productos deben llevar obligatoriamente este nuevo etiquetado energético. Y sobre todo,  saber cómo leerlas e interpretarlas. Aquí tienes toda la información.

¿Qué es la etiqueta energética europea?

La etiqueta energética existe desde 1992: es una herramienta que permite a los consumidores comprender y comparar mejor la eficiencia de los electrodomésticos y tomar, por tanto, decisiones más sostenibles y económicas. Pero, para que esa herramienta sea útil, debe ser simple y fácilmente comprensible, y eso es lo que pretende la nueva etiqueta energética.

Frigoríficos, incluidas las vinotecas, lavavajillas, lavadoras y secadoras, pantallas electrónicas, pantallas de TV y monitores y fuentes de iluminación, son productos que cuentan con una etiqueta energética nueva, revisada y actualizada desde 2021.

Nuevo etiquetado energético

La simplificación de la etiqueta energética de los electrodomésticos, volviendo a la escala inicial de la A a la G es una realidad desde el 1 de marzo de 2021 y es obligatorio que los electrodomésticos incorporen la nueva escala energética. Aunque si compraste durante el año pasado una nueva lavadora, secadora, frigorífico o pantallas (televisores o monitores) habrás podido comprobar  que en el embalaje figuraba la nueva etiqueta, conviviendo con la anterior.

 

asi-es-el-nuevo-etiquetado-energetico

Así son las nuevas etiquetas energéticas

Las etiquetas han sido sufrido cambios. El más notorio se encuentra en las clases energéticas y cambia el sistema para volver a crear unos nuevos estándares.

Características de la nueva etiqueta

La nueva etiqueta muestra el consumo eléctrico y, a diferencia de la anterior, también más información útil relacionada con la energía y el consumo.

Los principales elementos de la nueva etiqueta son:

  • Código QR: la adición del código QR permite a los consumidores obtener más información sobre el aparato simplemente escaneándolo con su teléfono inteligente;
  • Nueva escala energética: de A a G, sin más clases ‘+’ o plus
  • Consumo energético: es específico para cada producto. Los frigoríficos, por ejemplo, incluirán su consumo anual; los lavavajillas, lavadoras y secadoras informan del consumo de 100 ciclos;
  • El consumo de monitores y bombillas se refiere a sus horas de uso, concretamente 1.000 horas;
  • Pictogramas: indican el rendimiento y las características del producto. Según el dispositivo, el número y el tipo de pictogramas pueden variar.

Simplificación y vuelta una escala sin «+»

Con este cambio de etiquetado energético en la Unión Europea se espera que la información sea más clara y comprensible para el consumidor, y que estos perciban claramente cuál es la opción más eficiente.

Se había comprobado que con las etiquetas A +, A ++ y A +++, la motivación a comprar electrodomésticos más eficientes era menor a la que había con la escala de A a G: los consumidores estaban menos inclinados a optar por los aparatos de “primera clase” sin un mensaje claro de «compra A».

Estas nuevas etiquetas siguen el ritmo de las mejoras tecnológicas en eficiencia energética, y serán revisadas cuando el 30% de los productos en el mercado comunitario reciban la máxima clasificación (A) o cuando el 50 % esté en las franjas A y B, para asegurar su utilidad.

nuevo-etiquetado-energetico

El resultado de este reescalado de las clases, los electrodomésticos más eficientes (que antes pertenecían a la clase A+++), quedarán asignados como mucho a la clase B, para dejar un espacio de mejora a la eficiencia energética de los nuevos productos, es decir, la clase A, la más eficiente, queda inicialmente desierta.
Dependiendo del electrodoméstico, las nuevas etiquetas energéticas no solo informan del consumo eléctrico, sino que también aportan datos sobre el agua utilizada por ciclo de lavado, la capacidad de almacenamiento o el ruido, entre otros.

Deben incluir un código QR que los usuarios podrán escanear para obtener información adicional sobre el producto.

Cómo leer e interpretar la etiqueta energética

No solo cambia la letra de la etiqueta, la nueva normativa también modifica el método de cálculo, por lo que no habrá una correspondencia directa entre las etiquetas antiguas y las nuevas. Por eso, puede resultar extraño ver que algunos modelos pasan a tener un consumo anual diferente, siendo el mismo producto.

Diferencias entre el nuevo etiquetado energético y el antiguo

Veamos un ejemplo: Estas son dos etiquetas del mismo modelo de lavadora:

Nuevo-etiquetado-energetico-etiqueta-antigua

Etiquetado energético antiguo

Nuevo-etiquetado-energetico

Nuevo etiquetado energético

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*Fuente: ocu.org

Etiqueta antigua (Directiva Europea 2010/30)

La etiqueta original (imagen de la izquierda) tenía siete clases, de A a G, pero la eficiencia de las lavadoras mejoraba y hubo que introducir la clase A+, más tarde la A++ y la A+++. El resultado es confuso y superpoblado en las franjas superiores.

  • Clases: Tenía 7 clases que van de A+++, la de máxima eficiencia, a la clase D, la más baja eficiencia, asociadas con colores de verde oscuro a rojo. Se basa en un índice de eficiencia energética (EEI) que tiene en cuenta el consumo anual de energía, los programas, la carga.
  • Pictogramas: Destacaban el consumo de agua anual en 220 ciclos, y no por programa; la capacidad de carga en programa normal de algodón a 60 °C o 40 °C, la que sea menor, la clase de eficiencia del centrifugado (escala de A a la G) y el ruido en las fases de lavado y centrifugado.
  • Consumo anual de energía: Consumo anual de energía en kWh (teniendo en cuenta 220 ciclos de lavado estándar anuales, e incluyendo el stand-by). Esta cifra puede variar según el uso en el hogar.

Etiqueta nueva, reescalada (Reglamento UE 2017/1369)

En la nueva etiqueta (imagen de la derecha) se han redefinido los límites de consumo para poder entrar dentro de una clase energética.

De momento, no habrá ningún aparato encuadrado en clase A, para dejar libre ese espacio de mejora.

  • Clases: Siete como máximo, de la A a la G. El verde oscuro indica un producto altamente eficiente y el rojo uno de baja eficiencia. Se basa en un índice de eficiencia energética (EEI) que tiene en cuenta el consumo anual de energía y en cada programa. El gasto energético se basa en 100 ciclos de lavado.
  • Pictogramas: Destacan las características del programa “Eco 40-60”: capacidad de carga (kg); duración en minutos; consumo de agua, litros/ciclo; clase de eficiencia centrifugado (escala A a G); ruido del centrifugado dB(A) y la clase de emisión de ruido (escala de A a D).
  • Consumo anual de energía: Muestra el consumo energético ponderado en kWh/100 ciclos de funcionamiento (en el programa “Eco 40-60”).
  • Código QR: Escaneándolo se accede a más datos sobre el producto.
  • Clase asignada: Señala el grupo en el que está encuadrado el producto etiquetado.
  • Límites más exigentes: Los aparatos quedarán en una clase energética más baja que la actual, al ser los límites más estrictos.

Consigue tu certificado energético de viviendas

El certificado energético es un documento donde se podrá comprobar el comportamiento energético de una vivienda, local comercial o edificio. Especificará mediante una escala de siete letras, de la A a la G, el nivel de emisiones de CO2 en comparación con las dimensiones del edificio.

La eficiencia energética de una vivienda es la energía necesaria para cubrir las necesidades de la misma en unas condiciones normales de ocupación y rendimiento.

Las viviendas en venta o en alquiler deben contar ya con un certificado energético que indique su eficiencia (consumo de energía), la norma forma parte de un paquete de medidas aprobadas por el Gobierno relativas al apoyo a la vivienda y a la rehabilitación, y tiene como objeto trasponer a la legislación española la directiva comunitaria acerca del procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de los edificios.

Obtén tu certificado energético en Madrid

Según la Certificación de la Eficiencia Energética de Edificios, todos los locales, edificios, de obra nueva al igual que los de segunda mano que se quieran vender o alquilar deberán tenerlo obligatoriamente.

Consigue el certificado energético de viviendas en Madrid con la ayuda de Lasser y su equipo de técnicos especialistas. Llámanos al GRATIS al 900 321 111 o pulsa en el siguiente botón.