climatizacion-acciones-recomendadas-covid19-mantenimiento-empresa-madrid

El Comité Técnico de Atecyr ha elaborado conjuntamente con un grupo de expertos en instalaciones de climatización y ventilación una serie de recomendaciones para instalaciones de uso no sanitario para prevenir el contagio por COVID19. Hoy os damos algunas de las claves de estar recomendaciones de climatización y ventilación para edificios de uso no sanitario.

Son diferentes estudios los que se han realizado a raíz de la llegada del Covid-19, para poder entender su comportamiento, propagación y contagio y tratando de resolver muchas de las cuestiones sobre el virus, como sus características y ensayos que aun siguen revelando más información, completando los estudios actuales elaborados hasta el momento.

En este sentido, se han elaborado desde ATECYR unas pautas temporales y excepcionales a aplicar en la operativa de los edificios de ámbito administrativo y comercial. Estas recomendaciones se irán actualizando conforme se vaya obteniendo más información y avances en los estudios.

El documento de recomendaciones elaborado se basa en la información que la comunidad científica ha publicado a través de guías de asociaciones y organismos de reconocido prestigio mundial a nivel de climatización y ventilación en edificios, así como las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Recomendaciones para evitar los contagios en los edificios durante el proceso de desescalada

Una de las primeras recomendaciones que expuso el gobierno para poder prevenir el contagio, fue que quienes pudiesen trabajar desde sus casas les fuera facilitado, con el fin de evitar acudir a las oficinas y a la exposición que eso conlleva.

Pero, ¿qué ocurrirá cuando entremos en la nueva normalidad y los trabajadores acudan a sus puestos de trabajos? Para tratar de reducir los contagios entre las personas, se deberán seguir las pautas indicadas por las diferentes autoridades sanitarias.

Las zonas de trabajo deben de actuar con las medidas necesarias para evitar posibles nuevos contagios y seguridad del negocio, por eso se recomienda:

  • La higiene y desinfección de suelos, muebles, equipos, etc.
  • Uso de mascarillas en los edificios.
  • Operación de las instalaciones de climatización.

Esta última es importante detallar correctamente, como implementar a la hora de operar y mantener el sistema de climatización como medida practica para la prevención del virus.

Operación de las instalaciones de climatización

Los estudios señalan que los contagios de la enfermedad son más elevados en espacios cerrados y sin ventilación, por ello debemos tener en cuenta que los sistemas de aire y ventilación en los edificios, es una buena medida para asegurar la salud de las personas que se encuentran en él, tendrán un impacto en los costes de operación del edificio (mayor consumo energético), pero se trata de dar seguridad sanitaria.

Caudal Mínimo de Aire Exterior

El parámetro más importante es la renovación de aire por ocupante. Como valor recomendado y ante la incertidumbre de un valor fijo, se recomienda un mínimo de 12,5 L/segundo y ocupante, incluso para establecimientos comerciales. Se trata del valor que el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios atribuye a IDA 2: aire de buena calidad.

Este tipo de medida solo será posible si se disponen unidades de tratamiento específicas de aire exterior. Para asegurar este valor mínimo, se puede trabajar en dos direcciones: aumentar la ventilación o reducir la ocupación. En este sentido es posible que se deba recalcular la ocupación máxima de los espacios en base a la ventilación por ocupante. En un edificio o local existente se podría comprobar que el nivel de CO2 interior sea inferior a 500 ppm al del aire exterior.

Verificación de Caudales

Se debe verificar que los equipos encargados de la renovación de aire trabajen al menos en sus condiciones nominales de diseño y que posibles pérdidas de carga, especialmente internas al sistema sean mínimas.

Si la actuación del motor es mediante variador de frecuencia, observar que está en condiciones previstas de servicio, y a ser posible, a la velocidad máxima del motor siguiendo los límites marcados por el fabricante. De esta manera se garantizará un caudal máximo de ventilación.

Modificar el Control para Aumentar la Ventilación

Si el sistema dispone de controles específicos de calidad de aire (sondas de CO2, etc.) desconectadlos dando prioridad al uso continuado y a máximo caudal del sistema (por horario).

Se recomienda en horario laboral 2 horas antes/después de la apertura/cierre del centro de trabajo, trabajar con el caudal máximo que permita el sistema. En las horas restantes de la semana, incluido fines de semana, mantened el sistema funcionando a bajo caudal.

Reducir o Eliminar en lo posible la Recirculación de Aire en los equipos

Si se disponen unidades de tratamiento con recirculación de aire, siempre que las condiciones de operación lo permitan cerrar las compuertas de recirculación trabajando al máximo con aire exterior. Si se dispone de sección de freecooling pasar directamente a modo 100% aire exterior.

En el caso de unidades Rooftop, reducir la recirculación en lo posible. Debe observarse que es prioritario hipotecar en cierta medida el confort y la eficiencia energética frente a la salubridad mientras sea prioritario evitar contagios.

Parada de los Recuperadores de Calor

Si la unidad dispone de sistema de recuperación de tipo rotativo, se recomienda su parada. Aunque en los nuevos sistemas la tasa de fugas está limitada, y se puede compensar con un incremento del aire exterior evitando el cortocircuito, es complejo de verificar y lo habitual con el paso del tiempo, si no se han mantenido de forma adecuada, es que exista cierta descompensación en el lado de extracción que lo generaría.

Si la unidad dispone de recuperador de placas, verificar las posibles fugas de la sección antes de ponerla en operación. Hasta que se verifique este hecho, es preferible hacer un by-pass de dicha sección si existen compuertas para ello en el climatizador.

 

 

Extracción de Aseos en Continuo

Si existe un sistema de extracción dedicado para la zona de aseos u otras zonas anexas a la oficina, mantener de forma permanente (24 horas al día 7 días a la semana), aunque se generen infiltraciones y entrada de aire exterior en horas de mínimo aporte del aire de ventilación. Se limitará así la contaminación fecal-oral.

Aumento de la Ventilación Natural

Si el edificio en origen no dispone de sistemas de ventilación mecánica, es recomendable la apertura de ventanas accesibles.

Aunque pueda generar cierto disconfort por las corrientes de aire, o sensación térmica, el beneficio de la renovación de aire por ventilación cruzada está demostrado para bajar las tasas de contaminantes de las estancias. Incluso en edificios con ventilación mecánica es recomendable realizar una ventilación regular con ventanas.

En el caso de ventanas practicables en los aseos, se recomienda no abrirlas debido a que ello podría establecer un flujo de aire inverso y sacar aire de los aseos al resto del edificio y facilitar la contaminación por vía fecal-oral.

Condiciones Termohigrométricas de operación

Existen estudios que afirman que el virus del Cvoid-19 puede ser eliminado en altas emperaturas, pero no esta probado ni asegurado. Por eso, ATECYR recomienda:

Temperaturas de consigna habituales

Se recomienda no cambiar los puntos de consigna de calefacción ni refrigeración. Ya que no es compatible, ni reglamentario trabajar con condiciones térmicas por encima de los 30º.

Humedad Relativa en los Valores Habituales

Los rangos reglamentarios de humedad en vigor (30 a 70 % de HR) se consideran adecuados, por lo que también se recomienda mantener los valores establecidos previamente en el edificio.

Unidades terminales

Si el edificio dispone de fancoils o unidades interiores vinculados a sistemas de expansión directa se recomienda:

Funcionamiento de las Unidades Terminales con Recirculación de aire

Se recomienda que los ventiladores de las unidades interiores como fancoils y splits funcionen de manera continua y a su velocidad mínima, ya que, en caso de parada, el virus puede depositarse en el filtro y volver a esparcirse cuando arranque. En horario de no ocupación se puede programar su uso a velocidad mínima.

Purificadores de aire

Los estudios revelan la importancia para la prevención del coronavirus con la renovación de aire. Pero no todos los edificios están dotados de sistemas de climatización y la ventilación a través de ventanas puede ser escasa.

En esos casos, existen sistemas específicos de limpieza e higienización del aire con tecnologías y equipamientos que mejoran la calidad del aire interior.

Sistemas de purificación del aire

Existen equipos específicos, bien para incorporar a los existentes o bien como equipos autónomos, con distintas tecnologías y las combinaciones de ellas.

1. Filtración HEPA: Este proceso de filtración de aire se considera el estándar para la purificación de aire. Altamente eficiente, atrapa las partículas y no las libera al aire. De difícil incorporación en los equipos existentes, existen equipos autónomos con este tipo de filtración.

2. Filtración electrostática: denominada HEPA-Type. Se encuentra tanto en versión para acoplar a equipos existentes como en pequeños equipos autónomos.

3. Luz germicida ultravioleta (UV-C): A diferencia de los anteriores, esta tecnología emite una luz invisible que ataca los contaminantes destruyendo su ADN en lugar de pasarlos a través de un filtro físico. Es buena para matar virus, bacterias y gérmenes. No elimina partículas en el aire.

La radiación directa es muy peligrosa, por lo que su uso ha de realizarse por personal cualificado. Es relativamente fácil de incorporar a unidades existentes tipo conductos o UTAS.

4. Fotocatálisis con TiO2: no filtra el aire, lo higieniza generando reactivos altamente desinfectantes. No elimina partículas en el aire. Es relativamente fácil de incorporar a unidades existentes tipo conductos o UTAS, también se encuentra en equipos autónomos.

5. Filtración iónica, Iónización Bipolar, Iones Hidróxilo etc: Tecnologías basadas en la generación de iones, radicales libres con cargas magnéticas positivas y negativas y reacciones redox que contribuyen a neutralizar patógenos y otros compuestos orgánicos volátiles.

No elimina partículas en el aire, en la mayoría de los casos fomenta su precipitación sobre el suelo y superficies cercanas. Aunque existen purificadores de aire iónicos incluyen una placa de recolección electrostática que atrae estas partículas caídas y las elimina de la habitación. Fácil de incorporar a unidades existentes tipo conductos o UTAS aunque también se encuentra en equipos autónomos.

Tu Experto en Climatización en Madrid

Si necesitas confiar tu instalación a expertos en climatización doméstica e industrial, llama sin compromiso a nuestra división de climatización para ayudarte con tu mantenimiento de equipos, ya sea en el ámbito doméstico como en el industrial y de gran sistema de climatización, ya que contamos equipos con perfiles específicos para cada tarea.

Mantenemos tu equipo para dejarlo en perfectas condiciones de higienización y ponemos a tu alcance la mejor solución en función de tu entorno. Si vives en la Comunidad de Madrid, llama al 900 321 111 o completa el siguiente formulario: