reantenizacion-dividendo-digital-antenista-madrid

El dividendo digital, que ha obligado a los canales de TDT a migrar de frecuencia en el espectro radioléctrico (UHF) desde la banda de los 800 MHz hasta la de los 700 MHz para que la primera sea ocupada por la tecnología 4G, podría repetirse en 2022, según han alertado agentes del sector que solicitan seguridad jurídica para los operadores de radiodifusión en la TDT.

Tras la aprobación de la prórroga del dividendo digital de tres meses (hasta el 31 de marzo de 2015) para que los canales de TDT se muden definitivamente a la frecuencia de los 700 MHZ (actualmente emiten en simulcast en las viejas y las nuevas frecuencias), con el fin de permitir que la mayoría de los edificios que deben antenizarse sean adaptados, se abre la duda sobre el futuro a largo plazo de la utilización del espectro, como parecen apuntar los últimos foros sobre el tema.

El sector de las telecomunicaciones estimaba que casi la mitad de ellos no iban a estar listos para la fecha fijada por Bruselas para la entrada en vigor del dividendo digital el 1 de enero de 2015. Las operadoras de telecomunicaciones han desembolsado en España 1.300 millones de euros para ocupar esa frecuencia y el Ejecutivo ha anunciado que compensará el retraso ampliándoles el periodo de concesión.

Sin embargo, el todavía escaso ritmo de adaptaciones ha hecho reaccionar al gobierno, que ha ampliado el plazo para realizar las actuaciones. Si bien permitirá a muchos usuarios y empresas llegar a tiempo al proceso, esta prórroga deja dudas sobre la fiabilidad de las decisiones del ejecutivo al respecto y pone de relieve lo apresurado de la adaptación.

Está previsto que en 2015 se adopte una decisión mundial sobre un ‘segundo dividendo’ en la sub-banda de 700 MHz y que, incluso, se está debatiendo sobre el uso que se le dará a toda la banda a largo plazo, una decisión que el sector espera que sirva para planificar con más tranquilidad este futuro proceso.

EL futuro escenario cambiaría el escenario del modelo europeo de TDT del que disfrutan 250 millones de ciudadanos y plantea los siguientes interrogantes: ¿Podrá ofrecerse 4K por TDT? ¿Qué nuevos servicios se ofrecerá desde el mundo de comunicaciones móviles en 4G en la banda de UHF? ¿Servirán los actuales dispositivos?

Ante todo, parece que se debe imponer la previsión y marcar finalmente con plazos factibles y seguros el traslado de frecuencias de una manera ordenada, en comparación con el proceso que atravesamos en la actualidad. Veremos que modelo de televisión se impone en los próximos años y cómo se organiza el espectro radioeléctrico del futuro.