aerotermia

La aerotermia es un sistema de climatización que permite, mediante el intercambio de calor, obtener energía del aire para convertirla en calefacción, refrigeración o agua caliente mediante un solo equipo. Este sistema de climatización, es el más eficiente del mercado ya que permite extraer hasta el 75% de la energía del aire.

¿Qué es la aerotermia?

La aerotermia engloba todos los sistemas que permiten extraer energía del aire. El más utilizado, consta de una bomba de calor aire-agua que nos permite calentar o enfriar el agua de nuestra vivienda. El único consumo eléctrico requerido es para hacer funcionar el motor del compresor, el cual por cada kWh que utiliza, es capaz de generar entre 3 y 4 kWh de energía calorífica.

La aerotermia se ha convertido en la energía del futuro para sustituir al gas natural así como a todos los sistemas de calefacción por combustión.

Calificado como energía renovable, es el sistema que mayor confort ofrece al usuario, además, permite ahorrar hasta un 25% en tu factura de gas natural o hasta un 50% en el caso del Gasoil.

¿Cómo funciona la aerotermia?

aerotermia

 

La aerotermia utiliza una bomba de calor que calienta el agua gracias al intercambio de calor con el exterior. Esto permite generar calefacción en invierno, refrigeración en verano y agua caliente sanitaria (ACS) durante todo el año.

Dentro de la bomba de aerotermia discurre un refrigerante a través de un circuito compuesto por varios dispositivos como el evaporador, compresor, condensador y válvula de expansión. En la bomba, el aire exterior calienta el refrigerante y, a través de su paso por dichos componentes, consigue multiplicar su calor para cederlo al agua que se utiliza en calefacción y ACS.

Partes del circuito en aerotermia

  1.  Recogida de la energía del aire: la bomba de calor dispone de una unidad ubicada en el exterior de la vivienda para recoger el aire que se transfiere al interior de la bomba.
  2.  Evaporador: dentro de la bomba de calor hay un circuito por el que circula el refrigerante a baja temperatura. En la primera parte del circuito se encuentra el evaporador, lugar donde el refrigerante absorbe el calor del aire en un intercambio de calor y se evapora.
  3.  Compresor: el refrigerante en estado gaseoso llega a un compresor que aumenta su presión y con ello su temperatura. Esto se debe a que, cuando se aumenta la presión de un gas, sus partículas se mueven más rápido y colisionan más veces, lo que produce que se eleve la temperatura.
  4.  Condensador: el condensador actúa como un intercambiador de calor. El refrigerante entra a alta temperatura y cede el calor al agua que va a ser usado para calefacción y ACS a través de suelo radiante, radiadores de baja temperatura, aire acondicionado Split o fan-coils.
  5.  Válvula de expansión: tras ceder el calor al agua, el refrigerante aún sigue estando a una temperatura demasiado elevada para volver al evaporador y captar el calor del aire del exterior. Es por ello que necesita pasar por la válvula de expansión, la cual disminuye su presión drásticamente y, con ello su temperatura, volviendo a estado líquido listo para reiniciar el proceso.

Componentes necesarios para un sistema de aerotermia

Para disponer de calefacción y agua caliente sanitaria en nuestra vivienda a través de aerotermia, nuestro sistema debe contar con una bomba de calor aire-agua, un depósito de inercia y un depósito de ACS.

Bomba de calor

Es el componente principal de la instalación y podemos distinguir dos tipos principales las bombas de calor aire-aire y las bombas de calor aire-agua. La principal diferencia que encontramos es su funcionamiento.

  • Las bombas de calor aire-aire: permiten extraer energía del aire para calentar o enfriar la estancia. Este tipo de aerotermia no funciona para ACS.
  • Las bombas de calor aire-agua: permiten aumentar o disminuir la temperatura del agua. Por tanto, pueden utilizarse para ACS, calefacción y refrigeración.

La eficiencia de la bomba de calor se mide mediante el COP (Coeficiente de operación). Este nos indica el rendimiento, es decir, la cantidad de kWh que es capaz de producir por cada kWh que consume. El COP varía entre 2 y 6 en función de la temperatura exterior e interior y la calidad de la bomba de calor. Todos los fabricantes nos proporcionarán esta información.

Las bombas de calor utilizadas para la aerotermia son capaces de refrigerar porque son bombas de calor reversibles.

Depósito de inercia para aerotermia

Todos los modelos de aerotermia deben llevar un depósito de inercia, sistema donde almacenar el agua caliente que han generado para su uso posterior.

El depósito de inercia puede ir integrado en la bomba o estar separado. Cada vez son más los fabricantes que incorporan este depósito en sus bombas de calor, simplificando la instalación y aumentando la eficiencia del sistema.

  • El depósito recibe el agua caliente de la bomba a unos 45 °C, este la mantiene a dicha temperatura hasta que se produce una demanda de calefacción. Cuando esto sucede, una bomba hace que ese agua vaya al suelo radiante o a los radiadores de baja temperatura y caliente el hogar.
  • Cuando el agua vuelve del circuito de calefacción al depósito, lo hace a unos grados menos. Es importante saber que en los depósitos de agua se produce una estratificación, es decir, el agua caliente se acumula arriba y la fría abajo. Es por ello que cuando el agua sale del depósito hacia el suelo radiante sale por arriba, y cuando vuelve, lo hace por la parte baja.

Depósito de ACS para aerotermia

Como hemos visto, el agua caliente sale de la bomba y va al depósito de inercia de calefacción. En ese trayecto hay una válvula de 3 vías que, cuando hay una demanda de agua caliente, se acciona cortando el paso hacia el depósito de inercia y desviándolo hacia el depósito de agua caliente sanitaria (ACS).

Este depósito o interacumulador de ACS dispone de un serpentín en su interior para mantener el agua caliente y que pueda ser usado tanto en duchas como en los grifos del hogar.

Es importante dimensionar bien la capacidad del depósito para no pasarnos o quedarnos cortos. Para ello hay que contar el número de habitantes de la vivienda y multiplicarlo por un promedio, en este caso 35, que es la cantidad diaria de litros de agua caliente que consume una persona según el RITE. Así, una vivienda con 5 habitantes necesita un depósito de, al menos, 175 litros.

Instalación del sistema

A pesar del alto coste inicial de la instalación, el ahorro que proporciona siempre permite amortizar la instalación entre 5 y 12 años. Por su mayor coste de partida, Lasser ofrece su fraccionamiento en plazos más cómodos y se pueden estudiar las opciones de financiación en función del tipo de proyecto.

El factor con mayor peso en el precio de la instalación de aerotermia es el tamaño de la vivienda o edificio, ya que de este depende la potencia necesaria de la bomba de calor, la longitud de la instalación hidráulica y los metros de suelo radiante necesarios.

No recomendamos instalar aerotermia en viviendas con un tamaño inferior a 90 m2, ya que el precio de la aerotermia difícilmente va a poder ser amortizado cuando el consumo es bajo. Para viviendas de este tamaño es más aconsejable instalar una caldera de gas de toda la vida.

En viviendas pequeñas el coste de la bomba de calor supone en torno al 70% del precio del sistema de aerotermia, mientras que en casas de mayor tamaño baja al 50%. Es por ello que en casas más grandes es más rentable.

¿Cuánto puedo ahorrar con la aerotermia?

Los sistemas de climatización por aerotermia te permitirán ahorrar hasta un 70% de tu factura. Sin embargo, el ahorro dependerá principalmente del tipo de combustible que utilizases anteriormente. Este ahorro puede ser aún mayor si se utiliza aerotermia alimentada con paneles fotovoltaicos, haciendo que el consumo eléctrico se reduzca mucho o sea prácticamente gratuito.

Si tienes alguna duda, nuestro departamento técnico experto en climatización estará encantado de ayudarte. Consúltanos sobre la instalación o mantenimiento para sistemas de aerotermia en el teléfono gratuito 900 321 111 o rellenando el formulario a continuación.