,

Desmontando mitos sobre Electricidad y Seguridad en el hogar

La electricidad es una parte esencial de nuestras vidas cotidianas, pero con su uso también vienen mitos comunes que pueden comprometer la seguridad en el hogar. En este artículo, desmontaremos mitos sobre Electricidad y Seguridad en el Hogar. Además hablaremos de  conceptos erróneos sobre la electricidad y destacaremos la importancia de la seguridad eléctrica.

En fechas tan señaladas como las navidades, el aumento del consumo eléctrico es evidente. El frío o la menor cantidad de horas de luz natural tampoco ayudan. Pero cualquier momento del año puede ser bueno para ser más conscientes de este exceso de consumo. No solo es importante mantener un control, sino también tener especial cuidado con la seguridad eléctrica en el hogar.

Seguridad ligada a la Electricidad

A menudo, la falta de comprensión sobre los principios básicos de la electricidad contribuye a la propagación de ideas incorrectas y prácticas inseguras. Es crucial aclarar conceptos para promover un entorno doméstico más seguro y protegido contra riesgos eléctricos.

Desde malentendidos sobre el consumo de energía hasta ideas equivocadas sobre el manejo de dispositivos. A continuación, exploraremos estos mitos para proporcionar información precisa y fomentar hábitos seguros en la gestión de la electricidad en el hogar.

Mitos comunes sobre electricidad y seguridad eléctrica en el hogar

Uno de los mitos más comunes es la creencia de que los cables eléctricos son inmunes al paso del tiempo, ignorando el desgaste y la corrosión que pueden ocurrir con el tiempo.

Otro descuido habitual es intercambiar cables de conexión o que estos estén por el suelo, acciones que pueden conducir a tropiezos o conexiones inseguras y sobrecargas, aumentando así el riesgo de incendios y descargas eléctricas.

Otro mito peligroso es la creencia de que no es necesario desconectar electrodomésticos cuando no están en uso, lo cual puede resultar en un uso ineficiente de la energía y un aumento del riesgo de accidentes eléctricos. El stand-by puede llegar a consumir en torno al 10% del total.

Es vital comprender la importancia de la inspección regular, el uso adecuado de dispositivos y la conciencia de los riesgos potenciales, los hogares pueden convertirse en entornos más seguros, minimizando las posibilidades de accidentes eléctricos. Entre los mitos más comunes cabe destacar:

Mito 1: Los cables eléctricos nunca envejecen

El mito de que los cables eléctricos son inmunes al envejecimiento o desgaste es uno de los más peligrosos. Al igual que cualquier otro dispositivo o sistema, los cables eléctricos están sujetos a un proceso natural de desgaste con el tiempo.

Factores como la exposición al ambiente, la temperatura y la flexión repetida pueden provocar la degradación de los materiales aislantes y aumentar el riesgo de cortocircuitos, fugas eléctricas y, en última instancia, posibles peligros para la seguridad en el hogar.

Este mito subestima la importancia de la inspección y el mantenimiento regular de los sistemas eléctricos en el hogar.  Es imprescindible crear en los usuarios la conciencia de que los cables eléctricos si envejecen y también destacar la necesidad de realizar revisiones periódicas, reemplazar cables dañados y garantizar que la infraestructura eléctrica cumpla con los estándares de seguridad, contribuyendo así a la prevención de posibles incidentes eléctricos en el hogar.

 

 Mito 2: Los enchufes y cables son intercambiables

No todos los cables y enchufes son iguales. Cada dispositivo eléctrico tiene requisitos particulares en cuanto a voltaje y corriente, y utilizar el enchufe o cable incorrecto puede provocar sobrecargas, cortocircuitos o incluso dañar el dispositivo

La realidad es que los enchufes y cables están diseñados para cumplir funciones específicas y su intercambio indiscriminado puede resultar en consecuencias adversas.

Al usar los enchufes y cables apropiados para cada situación, se reduce significativamente el riesgo de daños en los equipos, incendios y otros accidentes relacionados con la electricidad.

Debemos recordar que los cables debe estar fuera del paso de las personas, ya que son habituales los tropiezos que provocan caídas en el hogar o, en el mejor de los caso, de los aparatos conectados al suelo.

Mito 3: No se puedes electrocutar si no estás en contacto directo con un cable pelado

Las descargas eléctricas pueden ocurrir incluso sin contacto directo. Pueden pasar a través de objetos conductores como agua o metales, por lo que es crucial evitar situaciones peligrosas.

El mito de que no se puede sufrir una electrocución si no hay contacto directo con un cable pelado es potencialmente peligroso y erróneo. La realidad es que las descargas eléctricas pueden ocurrir incluso sin contacto directo con cables desgastados.

La electricidad puede pasar a través de conductores como el agua o metales, y situaciones como el uso de aparatos defectuosos o la presencia de corrientes fugitivas pueden representar riesgos significativos, incluso sin entrar en contacto físico directo con cables pelados.

Mito 4: No es necesario desconectar electrodomésticos cuando no se están usando

Desconectar los electrodomésticos cuando no están en uso no solo ahorra energía, sino que también reduce el riesgo de incendios causados por cortocircuitos.

El mito de que no es necesario desconectar electrodomésticos cuando no se están usando puede tener consecuencias significativas en términos de seguridad eléctrica en el hogar. La realidad es que dejar electrodomésticos conectados, incluso cuando están en uso, puede generar un riesgo potencial de incendios y aumentar el consumo innecesario de energía.

Al mantener los electrodomésticos enchufados, se crea la posibilidad de que se produzcan cortocircuitos, sobrecalentamientos y fallas eléctricas que podrían evitarse fácilmente al desconectarlos. Las subidas de tensión pueden afectar negativamente a los electrodomésticos solo si están conectados.

Desconectar los electrodomésticos no solo contribuye a reducir el riesgo de problemas eléctricos, sino que también ayuda a ahorrar energía y disminuir la probabilidad de incidentes no deseados relacionados con la electricidad.

Mito 5: Las regletas son siempre seguras

Los cables de extensión y regletas tienen una capacidad máxima de carga, aunque no tengan todos los enchufes en uso, sobrecargarlos con demasiados dispositivos conectados y que demanden alta potencia (Watios) puede provocar recalentamiento y riesgo de incendio.

Este es de los mitos sobre electricidad y seguridad en el Hogar más peligrosos. Es vital conocer la importancia de comprender las limitaciones de las regletas eléctricas y utilizarlas de manera responsable. Al respetar la capacidad de carga designada y evitar la conexión de demasiados dispositivos, se reduce significativamente el riesgo de incendio.

Es esencial reconocer que los enchufes múltiples tienen límites de capacidad y deben usarse de manera responsable, ya que en sus especificaciones se indica la potencia máxima que soportan.

Optar por soluciones como regletas de alimentación con protección contra sobretensiones y desconectar los dispositivos cuando no están en uso contribuyen a mantener un entorno eléctricamente seguro en el hogar.

 

Mito 6: La electricidad estática no puede ser peligrosa

La electricidad estática puede acumularse en objetos y descargarse, lo que puede ser peligroso en entonos con sustancias inflamables. Se deben tomar precauciones, especialmente en lugares como gasolineras, entornos industriales e incluso en los hogares.

El mito de que la electricidad estática no puede ser peligrosa subestima los posibles riesgos asociados con la acumulación y descarga de cargas eléctricas en el hogar. Aunque la electricidad estática en sí misma puede no ser tan peligrosa como una corriente eléctrica continua, puede representar riesgos, especialmente en entornos específicos.

Por ejemplo, en lugares con sustancias inflamables o en industrias donde la electricidad estática puede desencadenar la ignición de vapores, existe un riesgo real de incendios o explosiones.

Ignorar estos riesgos puede llevar a situaciones peligrosas, y entender la naturaleza de la electricidad estática es clave para mantener un entorno doméstico seguro y evitar accidentes no deseados.

Para mitigar estos problemas, se pueden implementar medidas preventivas, como utilizar productos antiestáticos, mantener una humedad adecuada en el hogar, y usar sistemas de puesta a tierra en dispositivos electrónicos y muebles.

En entornos industriales o laboratorios donde la electricidad estática puede ser más peligrosa, se deben seguir prácticas de seguridad específicas para prevenir riesgos asociados.

Mito 7: No es necesario llamar a un profesional para reparaciones eléctricas menores

Incluso las reparaciones eléctricas aparentemente menores pueden ser peligrosas si no se realizan correctamente. Siempre es mejor contar con un electricista homologado para cualquier trabajo eléctrico, como lo es el equipo de Lasser (Nº 200.092).

En realidad, las reparaciones eléctricas requieren conocimientos técnicos y habilidades especializadas. La manipulación incorrecta de cables y dispositivos eléctricos puede aumentar el riesgo de sufrir descargas eléctricas. Incluso reparaciones que parecen simples pueden tener consecuencias graves si no se realizan adecuadamente.

Errores en las reparaciones eléctricas, como conexiones incorrectas o cables defectuosos, pueden provocar cortocircuitos y, en última instancia, incendios.  Una reparación incorrecta puede causar daños irreparables a dispositivos electrónicos y electrodomésticos, que se traducen en gastos adicionales de reemplazo.

Llamar a un profesional electricista calificado es crucial para garantizar que las reparaciones eléctricas se realicen de manera segura y conforme a los estándares. La seguridad y el bienestar de los residentes del hogar dependen de la integridad de los sistemas eléctricos, y cualquier intervención inadecuada podría poner en peligro la seguridad eléctrica del hogar.

 

electricistas-denuncias-falsos-profesionales

 

En conclusión, desmitificar las creencias erróneas acerca de la electricidad y la seguridad eléctrica en el hogar es esencial para fomentar un entorno doméstico seguro y prevenir posibles riesgos.

Reconocer la realidad detrás de estos mitos sobre Electricidad y Seguridad en el Hogar promueve prácticas seguras, el mantenimiento adecuado de instalaciones eléctricas y, en última instancia, contribuye a salvaguardar la integridad de nuestras viviendas y la seguridad de quienes las habitan.

Somos tu electricista en Madrid

Siempre confía en electricistas calificados para realizar trabajos eléctricos. No intentes reparaciones eléctricas si no tienes experiencia. Desde Lasser recomendamos que se lleve a cabo un mantenimiento periódico para cerciorarse del buen estado de la red eléctrica y que la toma de tierra llegue a todas las viviendas.

Nuestra división de electricidad está compuesta por un amplio grupo de electricistas, expertos en el diseño y ejecución de instalaciones, mantenimiento y reformas de electricidad en toda la Comunidad de Madrid.

Entre nuestros servicios más habituales, realizamos instalaciones eléctricas, reparación de averías generales de electricidad, cortocircuitos, apagones, falta de suministro eléctrico, instalación de cuadros de automáticos, urgencias de electricidad e instalación de iluminación LED. Llámanos al teléfono gratuito 900 321 111 o pulsa el siguiente botón y rellena el formulario.