cierre-canales-tdt

Las grandes productoras de televisión  han acelerado los contactos con el Ejecutivo en los últimos meses para intentar evitar el cierre de ocho canales TDT antes de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre su posible ilegalidad.

Como hablábamos hace escasamente un mes, la estrategia del Gobierno paralizando las nuevas licencias TDT, provoca una situación delicada para los medios de comunicación audiovisual. Canales como Neox, Nova, Divinity, Energy, Boing, FDF, Discovery Max y Paramount Channel podrían echar el cierre de forma inminente si no se llega a un acuerdo.

Existe una aparente falta de voluntad política percibida por el sector debido principalmente a que durante las reuniones mantenidas, las entidades gubernamentales no han mostrado seguridad para solventar el problema.

Por este motivo, el sector ha lanzado un mensaje claro y contundente, diciendo que si no arregla el problema de los ocho canales antes de convocar el concurso «se van a enfadar». «Hay una enorme preocupación. Nos vamos a enfadar mucho si no se arregla y el Gobierno lo sabe», aseguran fuentes del sector.

En este sentido, Alejandro Echevarría  presidente del grupo Mediaset España ha recordado  que, con la decisión del Supremo del año pasado de cerrar nueve canales, las televisiones se han visto “obligadas” a reclamar al Estado “indemnizaciones multimillonarias” para compensar las pérdidas, situación que podría repetirse este año.

Por ello, el sector de la comunicación ve primordial que el ejecutivo cambie primero la ley para salvar los ocho canales puestos en cuestión y después convoque el concurso prometido por el cual se repartirán cinco señales nuevas. La industria audiovisual insiste en que el conflicto se puede solucionar fácilmente. «Hay muchos mecanismos legales para evitar el cierre de los canales. Si no se evita será sólo culpa del Gobierno”.

Esta propuesta, también ha encontrado detractores entre las filas de Industria y de la abogacía del Estado ya que, por un lado, consideran que podría ser declarada ilegal y les podrían acusar de intromisión en la independencia del poder judicial, y, por otro, quieren seguir reduciendo el espectro destinado a las televisiones para dejarlo en manos de las telecos. No en vano, tras el cierre de los nueve canales en 2014, el sector ha perdido por el camino un múltiplex y tan sólo se van a repartir cinco canales

La situación actual que se presenta en este tormentoso panorama, crea un clima de desconfianza e inseguridad hacia los medios de comunicación, esperamos que exista una pronta solución para resolver este conflicto. En Grupo Lasser seguiremos la evolución de este proceso y seguiremos informando.