estudio-sobre-horas-de-television

Telefónica quiere seguir creciendo dentro del mercado televisivo y es por ello que va lanzar un nuevo canal generalista. La idea de Movistar+ es competir con las cadenas fuertes a través de canales como Telecinco o Antena 3, en la plataforma de pago. Además, la compañía ha lanzado una promoción que subvenciona televisiones de alta gama, que llevan incorporado el decodificador para ver sólo su  programación, previa contratación de un paquete de pago.

Movistar+ pretende seguir los pasos de Sky Italia a la hora de crear un canal que compita, en plataforma de pago, con las dos cadenas privadas más importantes del país como son Atresmedia y Mediaset. Según está previsto, la emisión de la nueva frecuencia será en Enero y tendrá una parrilla ”entretenida, innovadoras, divertida, actual, positiva, cómplice, interesante y joven».

Tal y como informan desde Telefónica, la idea es emitir unos contenidos similares a los de Antena 3 y Telecinco. Aún se desconoce cómo se conformará el canal y cuáles serán sus principales bazas para hacer competencia a los dos gigantes audiovisuales.

El canal irá dirigido a captar la atención de individuos que oscilan los 16 y 54 años. Para conseguir el nivel de audiencia necesario y el target de publicidad de las cadenas, Movistar+ se inspira en el modelo de Sky Italia. El presupuesto de partida es de 350 millones de euros y en principio la producción de los programas sería propia.

A su vez, la operadora móvil española ofrecerá a partir del 14 de diciembre televisiones bloqueados de forma gratuita, para aquellos que contraten packs que aúnen un paquete de pago, con una fibra de 300 mb.

Dichos dispositivos llevarían inmersos un decodificador que sólo permite la visualización la programación de Movistar+, un factor de limitación, del mismo modo que en la época de las subvenciones de móviles.

Hay aparatos de 32 y 40 pulgadas, y si se elige el de mayor tamaño habría que pagar 120 euros. Esta campaña para captar clientes es similar a la que se hizo en su día con los terminales móviles, donde se entregaban a los clientes a coste cero a cambio de un contrato.