,

La lucha por la temperatura ideal del aire acondicionado en oficinas

aire-acondicionado-oficina-mujeres

¿Puede haber diferencias tan drásticas entre la percepción de la temperatura dependiendo del género? Pues así parece, de acuerdo a una investigación elaborada por científicos de la Universidad de Maastrich titulado “Consumo de Energía en Edificios y demanda térmica Femenina”.

El estudio analizaba el método oficial utilizado para determinar la temperatura ideal de la climatización en las oficinas desde el punto de vista de la fisiología y el género. Según este, las oficinas fijan sus termostatos usando una fórmula basada en el trabajador tipo de los años 60, un hombre de 40 años y 70 kilos.

El estudio confirmaría la razón de una queja tradicional de las mujeres que trabajan en oficinas climatizadas: la sensación de frío. Y es que, fisiológicamente, la producción de calor del cuerpo de las mujeres es menor, lo que significaría que la temperatura promedio del aire acondicionado de los edificios no es adecuada para garantizar su confort.

ASHRAE, la asociación internacional en cuya norma 55 se basa el citado estudio, no están de acuerdo con estas conclusiones ya que “la parte de la norma a la que se están refiriendo se refiere al uso del índice PMV / PPD, que se toma de una norma ISO / EN 7730, que ha existido desde 1982 y creen que estos datos aportados no influirán en las temperaturas recomendadas, incluidas en las normas existentes”.

La ropa, otro factor con lógica incidencia

En los principales estudios manejados por el sector (realizados a más de 1.000 personas con la misma proporción de hombres y mujeres) en los que los sujetos hicieron el mismo trabajo sedentario y llevaban el mismo tipo de ropa, “no hubo diferencias entre la temperatura preferida para los hombres y las mujeres”.

La ropa utilizada pesa en la percepción, y sería la razón por la que en algunos estudios de campo se encontró que las mujeres prefieren temperaturas ambientes más altas que los hombres. Las mujeres adaptarían mejor su ropa a las condiciones de verano, en contraste con los hombres, que en muchas ocasiones siguen usando traje y corbata. El termostato satisfaría a los hombres y, por ende, las mujeres se quejan de tener demasiado frío. En la norma 55, esta adaptación a la ropa de verano se puede tener en cuenta por lo que, si se sigue la norma en estas condiciones, las mujeres estarían satisfechas; pero tal vez no los hombres.

En España, la modificación del Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) en su actualización de 2009 (RD1826) fija la temperatura del aire acondicionado de oficinas (locales administrativos, comerciales y de pública concurrencia) en un mínimo de 26 ºC, con una humedad relativa de entre el 30% y el 70%. Además, del confort, es conocido el incremento en el gasto de energía. Cada grado que bajemos el termostato del aire acondicionado, consumiremos un 8% más de energía. Desde el gobierno se ha recomendado tradicionalmente no bajar de 24º grados ya que es una temperatura suficiente para

La conclusión: a pesar de conocer las razones de la disputa, tocará seguir negociando la temperatura del aire acondicionado entre los compañeros de oficina. Un sistema inverter, de regulación de temperatura tipo climatización puede evitar las típicas corrientes de aire continuas, que hacen que aquel que se encuentra debajo enferme en pleno verano. Nuestro equipo de la división de climatización puede asesorarle en la instalación de equipos industriales en oficinas, que prevengan estos efectos. No dude en consultarnos y solicitarnos presupuesto sin compromiso y le ayudaremos.

Si deseas ver el estudio, puedes hacerlo aquí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *