, ,

Bandas de varios países roban en miles de viviendas en Madrid

aumento-robos-viviendas-madrid-policia

Los robos en viviendas constituyen el único tipo de delito importante que ha subido en los nueve primeros meses del año en la comunidad. Grupos integrados por delincuentes de diferentes países especializados en robar pisos han convertido la capital y algunos municipios de la región en su campo de acción.

Los delincuentes aprovechan el fácil acceso que les brindan las puertas o las cerraduras antiguas de algunas viviendas, y han establecido su principal centro de acción en distritos como Ciudad Lineal, Salamanca, Hortaleza y San Blas.

Personal del cuerpo de policía reconoce la dificultad para atajar este incremento de robos debido a las medidas de seguridad que adoptan los ladrones para evitar que los detengan. Para frenarlos, muchas veces es preciso arrestarlos in fraganti, pero ni siquiera esta fórmula es válida llegado el momento, ya que su permanencia en dependencias policiales y en los juzgados se cuenta por horas, en el mejor de los casos.

Los datos del Ministerio del Interior dejan pocas dudas y son difíciles de minimizar. En el presente año se han alcanzado 5.557, lo que supone un incremento del 12,6%. Es decir, traducido a la frecuencia de cada robo, ocurre uno casi cada hora.

Esa es la cifra oficial pero la real es mayor,  ya que muchas veces los asaltos se catalogan como delitos de daños si los ladrones no han forzado más que la cerradura, o incluso no suponen una infracción penal si el dueño de la vivienda no detalla lo que le han sustraído, según denuncia el secretario general del Sindicato Independiente de Policía Española (SIPE), Alfredo Perdiguero.

Ganzúas, Bumping, inmpresiones de llaves… aumentan los riesgos

La forma de acceder a los pisos es muy variada, pero predominan dos métodos. Uno consiste en comprar una ganzúa que puede adquirir cualquier persona por un precio ínfimo —de 15 o 20 euros— tanto en negocios especializados como en Internet. Al ser una llave maestra, actúa sobre todos los bulones de la cerradura y la libera. El otro modo consiste en meter un tornillo en la cerradura y con un pequeño gato hidráulico arrancar el bombín.

El presidente de la Federación de la Unión de Cerrajeros de Seguridad (FUCS), David Ormaechea, señala: “Es necesario que el Ministerio del Interior adopte medidas para que esas herramientas solo las puedan adquirir los profesionales que están controlados y que carecen de antecedentes”. Según Ormaechea, con algunas ganzúas se puede abrir hasta el 60% de las cerraduras que hay en España, en especial las más antiguas.

El presidente de los cerrajeros recuerda que las puertas han ido evolucionando con el paso del tiempo. Hace años eran huecas, paqra más tarde pasar a ser macizas para impedir que los cacos pudieran romperlas de una patada. Después se blindaron para que no se pudieran abrir a hachazos. Para evitar el uso de gatos hidráulicos, se fabricaron puertas acorazadas que reforzaban hasta los marcos. “Ahora el punto débil de muchas puertas está en la cerradura. Si no se cambia desde hace tres años, la vulnerabilidad es muy alta y el ciudadano está en riesgo”, advierte Ormaechea.

Además, para Pedro Pablo Cavero, Director de Seguridad Lasser, ” una buena puerta y una buena cerradura pueden retardar la apertura de nuestro hogar, pero solo mediante sistemas de seguirdad de tipo electrónico, como alarmas, cámaras y sensores se puede elevar el umbral de seguridad, tanto en nuestra ausencia como con nuestra presencia”.

Pieza de plástico colocada en las puertas por los ladrones

Los ladrones suelen hacer un control de la zona en la que roban. Muchas veces ponen un pequeño testigo de material transparente en la puerta de la vivienda que se han marcado como objetivo, gracias al cual saben si el morador ha entrado o no. Si esa pieza no está, lo dejan para otra ocasión, según fuentes policiales. Un detalle que caracteriza a estos robos es que no se dan en un horario fijo. Los fines de semana y los puentes suelen ser los días preferidos por los ladrones. Y en una sola mañana pueden desvalijar cuatro o cinco viviendas de una misma zona. Así ocurrió, por ejemplo, hace poco en la calle de Luis Ruiz, en el barrio de Ascao, donde los ladrones entraron en tres pisos en una mañana.

Las últimas detenciones han mostrado que estos delitos son cometidos tanto por españoles como por bandas extranjeras, sobre todo de ciudadanos latinoamericanos y de ciudadanos procedentes de países del este de Europa.

La forma de actuar de los ladrones es siempre la misma. Tras controlar la casa, abren a toda velocidad la puerta mientras alguno se queda a vigilar en el exterior. Roban los objetos más fáciles de transportar y de vender en el mercado de segunda mano. Teléfonos móviles, joyas, tabletas, pequeños electrodomésticos, gafas de sol y relojes están entre sus favoritos. Muchas de estas piezas salen al extranjero en cuestión de días o se venden a peristas con los que ya se ha concertado la compra.

Alcobendas y Móstoles, castigadas por los asaltos

En algunas comisarías de la capital se reciben hasta una decena de denuncias de robos de pisos y establecimientos en un turno (ocho horas). “Lo mejor que pueden hacer los ciudadanos es contactar con un buen cerrajero y poner cerraduras eficaces”, insiste Ormaechea. Y subraya que llamen a un cerrajero acreditado, ya que recientemente los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica catalana) detuvieron a un grupo de cerrajeros que, contratados por una aseguradora por sus bajos precios, pasaba una copia de las llaves de las nuevas cerraduras que instalaba y las direcciones a una banda de ladrones.

En el resto de la región, la situación es desigual. En toda la Comunidad de Madrid los robos en pisos han subido un 2,9%, según los datos de Interior. En las localidades más grandes (50.000 habitantes o más), la situación es muy diversa. En Alcobendas los robos han subido un 52,9%, al pasar de 119 a 182 en los nueve primeros meses del año.

Algo parecido ha ocurrido en Móstoles, donde se han incrementado un 30,5%, al pasar de 213 a 278 las denuncias. El caso opuesto se da en Pozuelo de Alarcón, donde han descendido un 40,4% (de 94 a 56) y en Arganda del Rey, con una caída del 32,8% (de 104 a 72).

En general, la zona controlada por la Guardia Civil (municipios más pequeños) sale mejor parada, ya que solo suben los asaltos en Las Rozas, con un incremento del 4,9% (de 245 a 257 denuncias).

2 comentarios
  1. José angel
    José angel Dice:

    Muy buen post. Desde comités de seguridad abogamos por la seguridad física de puertas de seguridad bajo normativa 2013. Norma UNE 85160. Cámaras y alarmas son complementarias y necesarias para disuadir e identificar al delincuente, pero la resistencia física es la que verdaderamente impide que entren en casa. El problema es que muchos establecimientos y constructoras venden puertas de seguridad que no cumplen esta certificación aenor. Ver blog http://www.angelolleros.com para conecer normativa. Saludos y agradecido por vuestra aportación.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] el máximo histórico de robos en viviendas y que en 2014 sea el único dato negativo en el balance de la criminalidad lanzado por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. En general,  nuestro parque de […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.